SALUD

Parkinson, enfermedad de

Descripción

La enfermedad de Parkinson es el trastorno degenerativo más conocido del Sistema Nervioso Central. Consiste en la pérdida progresiva de las neuronas que se encuentran en los núcleos pigmentados del tronco del encéfalo. Estas neuronas son las encargadas de segregar una sustancia llamada dopamina, cuyo déficit es la principal causa de los signos y síntomas que presenta la enfermedad de Parkinson.

Síntomas:

Los síntomas más característicos de esta enfermedad son :

  • Lentitud de movimientos: Presentan dificultad para vestirse, asearse o comer. Les cuesta trabajo iniciar cualquier movimiento voluntario, como iniciar la marcha, que es muy característica, caminan muy despacio, con pasos cortos y los pies pegados al suelo, sin mover los brazos. Sus movimientos son lentos e incompletos, por ejemplo, para ellos es muy costoso darse la vuelta en la cama.
  • Rigidez: Presentan un aumento del tono muscular de las extremidades fundamentalmente y ofrecen resistencia a la movilidad pasiva, así si intentamos estirar un brazo a un enfermo de Parkinson, apreciaremos una rigidez, que se conoce como “en rueda dentada”, por la oposición que ofrecen al movimiento.
  • Temblor: Es el síntoma inicial en el 70% de los casos. Es un temblor de reposo, que mejora con los movimientos voluntarios, normalmente desaparece con el sueño y aumenta con el estrés. Más frecuente en las manos que en las piernas, la cabeza normalmente no suele temblar. Habitualmente comienza en un solo lado del cuerpo.
  • Alteraciones en la postura y en la marcha: Los enfermos adoptan una postura encorvada y presentan trastornos del equilibrio, que suele provocar numerosa caídas.
  • Otros síntomas:
    • Micrografía: escriben con letra pequeña.
    • Voz monótona y lenta.
    • Aumento de la secreción de saliva, babeo, dificultad para tragar o deglutir.
    • Aumento de la sudoración.
    • Hipotensión ortostática: es decir disminución de la tensión arterial al incorporarse o ponerse de pie.
    • Depresión o demencia.
    • Estreñimiento.

¿Qué le preguntará su médico?:

La enfermedad de Parkinson es el trastorno neurológico motor más frecuente, afectando a 1 persona de cada 1000. La enfermedad comienza entre los 40 y 70 años, siendo más frecuente a partir de los 50 años. En España se calcula que existen unos 110.000 pacientes con enfermedad de Parkinson.

No existe predominio de sexo, raza ni región geográfica. Es una enfermedad idiopática, es decir, no existe ninguna causa conocida. Parece ser que algunas familias están más predispuestas a padecer esta enfermedad, existiendo un componente hereditario.

Existen otras enfermedades denominadas Parkinsonismos, en las que los síntomas son similares a los de la enfermedad de Parkinson, pero que existen unas causas que los desencadenan:

  • Fármacos: por ejemplo el haloperidol.
  • Infecciones de sistema nervioso: encefalitis.
  • Sustancias tóxicas, como el monóxido de carbono.
  • Arteriosclerosis.
  • Enfermedades neurológicas, por ejemplo, la parálisis nuclear progresiva.

Diagnóstico:

Normalmente se realiza por los síntomas clínicos que presenta el enfermo, ya que la mayoría de las veces son muy característicos. El electroencefalograma y las pruebas radiológicas, como T.A.C. y R M.N., son inespecíficos, no aportando habitualmente, ningún dato de interés.

El diagnóstico se establecerá cuando se cumplan los siguientes requisitos:

  • Presencia durante más de un año de al menos dos de los tres signos cardinales (temblor de reposo o postural, bradicinesia y rigidez).
  • Respuesta al tratamiento con L-dopa con dosis hasta 1000 mg/día durante un mes, con una mejoría de moderada a marcada y una duración del efecto superior a un año.

Duración:

Duración: La enfermedad de Parkinson es una enfermedad degenerativa progresiva que en el momento actual no tiene curación.

Tratamiento:

Como hemos explicado al principio del capítulo, los síntomas de la enfermedad son debidos fundamentalmente al déficit de la sustancia llamada dopamina y el tratamiento para mejorarlos es administrar sustancias parecidas a ella. Actualmente, los fármacos más utilizados son:

L-Dopa + carbidopa (Sinemetò, Madoparò, que mejoran sobre todo la rigidez y la falta de movilidad).

Anticolinérgicos (Artane, etc), que sirven para el control del temblor y de los síntomas derivados de la hiperactividad colinérgica, como son la sudoración, hipersecreción salival e hipotensión.

Inhibidores de M.A.O.

Es recomendable realizar ejercicios físicos de rehabilitación, para mantener la amplitud de movimientos y la fuerza muscular. No se ha demostrado, en el momento actual, que ningún tratamiento cure ni retrase claramente el desarrollo de la enfermedad; con estos fármacos, lo único que se consigue es aliviar los síntomas.

¿Cuándo debe de acudir al médico?:

Ante todo paciente con temblor debe establecerse qué tipo presenta (actitud, reposo o acción) y definir si constituye la única manifestación o forma parte de un cuadro neurológico más extenso.

La observación de un temblor de reposo es muy indicativo de enfermedad de Parkinson (o de síndrome parkinsoniano) aun en ausencia de otras manifestaciones.

Pronóstico:

Cuando el temblor es el primer síntoma, el pronóstico es mejor que en las formas acinético-rígidas. La acinesia o bradicinesia consiste en la lentitud en el inicio de la realización de movimientos y provoca la facies anímica (inexpresividad), las reacciones lentas, la voz monótona, el trastorno deambulatorio con pérdida del balanceo, la dificultad para vestirse, darse la vuelta en la cama y otras actividades de la vida cotidiana. . La acinesia es el síntoma más invalidante de la enfermedad de Parkinson.

La enfermedad de Parkinson es progresiva, independientemente del buen control terapéutico.