SALUD

Gastritis

Descripción

Una persona que sufre GastritisLa gastritis es la inflamación de la mucosa gástrica. Existen múltiples tipos, unos de aparición brusca y corta duración (agudas) y otras de larga evolución (crónicas).

Síntomas

Gastritis aguda

Los síntomas de estas gastritis son dolores o molestias difusas en el estómago, náuseas con o sin vómitos y molestias digestivas inespecíficas (gases, hinchazón, eructos, digestión prolongada, etc.). Los cuadros muy agudos pueden producir dolores severos que pueden confundirse con una úlcera gástrica y que el médico analizará cuidadosamente, realizando pruebas diagnósticas si es preciso.

¿Qué le preguntará su médico?

Gastritis agudas

  • La gastritis de estrés: en los pacientes hospitalizados que están gravemente enfermos, el estrés puede causar erosiones gástricas e incluso úlceras que producen sangrado digestivo.
  • La gastritis por drogas: son lesiones de la mucosa gástrica similares a la gastritis por estrés, que pueden aparecer tras la toma de medicamentos (aspirina, antiinflamatorios no esteroideos, corticoides..) y consumo de alcohol.
  • La gastritis asociada a infección por Helicobacter pylori: es una inflamación aguda de la mucosa gástrica asociada a infección por el germen Helicobacter pylori, que generalmente no da síntomas.
  • La gastritis por agentes corrosivo: asociadas a esofagitis por la ingesta de estos productos
  • La gastritis infecciosas: por virus (citomegalovirus, herpes simple), bacterianas y hongos (cándida albicans).
  • La gastritis crónicas.
  • La gastritis de origen inmunológico: es la llamada gastritis tipo A, que afecta al cuerpo y al fondo gástrico. Es más frecuente en mujeres y ocurre por mecanismos inmunes (anticuerpos) que atacan la pared del estómago, disminuyendo la secreción de las sustancias que allí se producen normalmente: el ácido clorhídrico y el factor intrínseco, lo que origina aclorhidria y anemia perniciosa respectivamente. Únicamente se puede tratar la anemia perniciosa.
  • La gastritis asociada a Helicobacter pylori: es la llamada gastritis tipo B, que afecta a otra zona del estómago, el antro. Es la más frecuente, no predominando en ningún sexo. Produce gastritis crónica activa que determina cierto grado de aclorhidria y se puede asociar con úlcera gastroduodenal.
  • Otras gastritis específicas raras como la enfermedad de Menètrier (en la que se producen pliegues gástricos gigantes), la gastritis eosinofílica y las gastritis granulomatosa asociada a la enfermedad de Crohn y la sarcoidosis.

Diagnóstico

El diagnóstico de una gastritis está basado en la clínica fundamentalmente. El diagnóstico se confirmará con la gastroscopia.

Tratamiento

Gastritis aguda

En general las gastritis agudas necesitan un tratamiento general de antiácidos y protectores gástricos que debe ser prescrito por el médico. Además de ello, todo tipo de gastritis se beneficia de unas normas universales que el paciente afectado debe conocer: reposo digestivo (incluso ayuno de alimentos sólidos si los síntomas son muy intensos), dieta blanda y suave cuando se comiencen a aliviar las molestias (evitando las especias, picantes, las comidas copiosas, las bebidas gaseosas y el alcohol) y abstención completa de alcohol, tabaco y fármacos no prescritos por el médico.

Gastritis crónica

Estas gastritis son enfermedades más complejas, donde frecuentemente lo menos relevante son los síntomas digestivos y lo realmente crucial es la enfermedad general en el seno de la cual aparece la gastritis. Por ello y por su larga evolución, imperativamente exigen un estudio y un tratamiento especializado.

Pronóstico

Las gastritis crónicas de origen inmunológico precisan vigilancia por el riesgo de degeneración tumoral.

En la gastritis asociada a Helicobacter Pylori el riesgo de degeneración es menor.