ACTUALIDAD Y EVENTOS

Principales motivos para acudir a urgencias oftalmológicas

30 Julio 2019 · Instituto Clínico Quirúrgico de Oftalmología (ICQO)

Acudir a urgencias oftalmológicas ante ciertos síntomas puede prevenir problemas oculares y de capacidad visual.

oftalmólogo con aparato de medición ocular en urgencias oftalmológicas

Las urgencias oftalmológicas son aquellas que requieren una visita inmediata al oftalmólogo para evitar consecuencias más graves.

Ante una pérdida aguda o brusca de visión, si se ha sufrido un traumatismo o quemadura que afecte al ojo o si de repente hay un dolor intenso o enrojecimiento de éstos, hay que acudir a urgencias, mejor a urgencias oftalmológicas, lo antes posible. Esto, que parece obvio, sin embargo, no es lo habitual y el paciente suele manipular el ojo o esperar un tiempo para ver si los síntomas remiten.

¿Cuándo acudir a urgencias oftalmológicas?

El doctor Gonzalo Castiella, responsable de urgencias en el Instituto Clínico Quirúrgico de Oftalmología (ICQO), subraya la importancia de “actuar cuanto antes en los casos que requieren una visita inmediata al oftalmólogo para evitar consecuencias más graves, que en los casos más extremos puede terminar en la pérdida de visión o del globo ocular”.

Y es que el dolor intenso en los ojos  puede estar asociado a problemas y enfermedades que requieren de una atención inmediata que influirá en el pronóstico de la enfermedad, como un ataque de glaucoma agudo o una inflamación en el  ojo (uveítis).

La pérdida brusca o aguda de visión, puede estar relacionada con lo anterior y con desgarros o desprendimiento de retina, o con hemorragias vítreas (cuando hay sangre en el interior del ojo). Por ello, los especialistas destacan la importancia de acudir a un oftalmólogo cuando se produzca alguno de estos síntomas.

Prevención y cómo actuar

El doctor Castiella aconseja unas medidas inmediatas en el ojo incluso antes de acudir a urgencias, que tienen en común aplicar suero fisiológico de forma intensa “pero sin manipular la zona ocular”.

  • Ante un traumatismo ocular: ante un golpe fuerte en el ojo, es fundamental ir a urgencias lo antes posible, ya que “hay que tener en cuenta que los traumatismos oculares son muy frecuentes, y una de las principales causas de la ceguera”, explica el oftalmólogo. Como explica el especialista Gonzalo Castiella estos traumatismos oculares son habituales en accidentes de tráfico o como consecuencia de la práctica del deporte, debido a un impacto, “que aunque no siempre se produce en el ojo, éste puede quedar afectado, y a veces puede producir una hemorragia intraocular”. En cuanto a los llamados traumatismos perforantes, son heridas que se producen por alfileres, cuchillos, lápices, etcétera, que también requieren asistencia inmediata, porque en algunos casos necesitan incluso de intervención quirúrgica.
  • La pérdida de visión, disminución súbita de ésta o visión doble es motivo para acudir a la consulta de urgencias oftalmológicas, aunque a menudo el paciente no tenga sensación de gravedad por la ausencia de dolor o porque sólo pierde parte del campo visual. Pero, como señala el doctor Castiella “hay que tener en cuenta que la pérdida de visión puede ser consecuencia de un desprendimiento de retina o de la obstrucción o rotura de un vaso de la retina que produce una hemorragia intraocular”. En cuanto a la visión doble, suele deberse a que los músculos que deben mover los ojos se han paralizado debido a un traumatismo, un problema neurológico o una enfermedad cardiovascular, y por tanto también puede revestir gravedad.
  • Quemaduras: las más habituales son las quemaduras químicas, provocadas por una sustancia y también puede haber quemaduras térmicas. Antes de acudir a urgencias se puede realizar un lavado del ojo con agua o suero fisiológico, pero es importante que el oftalmólogo de urgencias valore si hay que administrar algún medicamento para contrarrestar el efecto… No hay que olvidar que se pueden prevenir posibles accidentes laborales en los ojos con una protección adecuada –como gafas protectoras- o proteger los ojos también del sol o la nieve para evitar quemaduras por rayos ultravioletas.
  • Ante un objeto extraño en el ojo, se debe aplicar suero fisiológico, y si el objeto persiste no se debe manipular el ojo, sino que hay que acudir al oftalmólogo o al servicio de urgencias, quienes utilizarán anestésicos para retirar el objeto extraño.
  • El ojo rojo o inflamado. La causa más frecuente de un ojo rojo es una conjuntivitis infecciosa, pero también puede significar un glaucoma agudo o una lesión de córnea o una uveítis. El doctor no descarta que pueda deberse también a un uso inadecuado de lentillas, principalmente en verano, ya que su mal uso puede inflamar la córnea, de ahí la importancia también de ponerse en tratamiento.

Salud