La tecnología, una gran aliada de las personas con discapacidad y del paciente crónico

8 Abril 2019 · Servimedia

Así lo apuntaron durante una mesa redonda sobre discapacidad y nuevas tecnologías organizada por Servimedia.

Foto familia del encuentro nuevas tecnologías

La manager de Ciudadanía Corporativa y Relaciones Institucionales de Samsung, Helena Díaz-Alejo; el director de Accesibilidad Universal e Innovación de Fundación ONCE, Jesús Hernández; y la presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, Carina Escobar, defienden la utilidad de las nuevas tecnologías y del 'big data' en la integración de las personas con discapacidad, la atención a pacientes crónicos y la promoción en general de colectivos vulnerables.

Así lo apuntaron durante una mesa redonda sobre discapacidad y nuevas tecnologías organizada por Servimedia, donde Díaz-Alejo explicó que hace cinco años Samsung empezó "una serie de proyectos dentro del área de responsabilidad social corporativa, convencidos de que la tecnología tenía que jugar un importante papel integrador y para solucionar problemas sociales".

A su juicio, la tecnología "es clave en el ámbito de la accesibilidad" y bien utilizada puede ayudar a romper barreras y a integrar a las personas con discapacidad". Así nació la colaboración entre Samsung y la Fundación ONCE, cuyos técnicos no solo analizan la accesibilidad de los terminales móviles, las televisiones y otros productos de Sansung. También se desplazan a Corea del Sur para participar en el diseño desde el origen. "Lo importante es que Samsung no solo lo dice, lo hace", destacó Jesús Hernández.

"Llevamos mucho tiempo colaborando con ellos, no solo en el análisis de los terminales móviles, sino en el diseño desde el origen", y explicó que personal de Corea también se ha desplazado a España para ver cómo se evalúan sus televisores y dispositivos desde el punto de vista de la accesiblidad en función de los distintos tipos de discapacidad que existen.

Hernández se refirió también a los avances en inteligencia artificial y al control de dispositivos a través del habla. "Esto es ya, el futuro será directamente mediante el cerebro, a través del Brain Computer Interface (BCI), en el que ya se está trabajando, dijo.

Estas nuevas tecnologías tiene un potencial inmenso para las personas con movilidad reducida, que gracias a ella podrán manejar una gran cantidad de dispositivos. Ahora mismo, se está consiguiendo el control remoto mediante la mirada, indicó, pero el BCI supondrá un avance decisivo.

CIUDADES ACCESIBLES

Según Hernández, "la tecnología no va a resolver todos los problemas de accesibilidad", y hay que ser conscientes de ello. Por eso, debemos seguir avanzando en la accesiblidad arquitectónica y en los cambios legislativos, pues en cuanto a la accesilidad urbana, "queda mucho por hacer en España".

"Suspender, suspenden todos", indicó en referencia a otras ciudades europeas. Ahora bien, "en España estamos más cerca de aprobar que otros" porque es el país con más reconocimientos de ciudades accesibles. En este sentido, destacó el esfuerzo de los gobiernos centrales y autonómicos en la materia.

Por otro lado, declaró que todavía falta formación en el ámbito de la accesiblidad, pues muchos programadores salen de la universidad sin conocimientos en este sentido, y alertó sobre los retos que las nuevas propuestas de movilidad (vehículos eléctricos, patinetes, aceras compartidas...) suponen para las personas con discapacidad.

Por su parte, Díaz-Alejo indicó que en Samsung "seguimos trabajando de manera muy ardua con Fundación ONCE y nuestros socios". "En el tema de accesibilidad, nuestro objetivo es que España no esté en suspenso alto, si no en notable o sobresaliente", resaltó.

MEJORAS EN SALUD

Por su parte, la presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, Carina Escobar, destacó la importancia de las nuevas tecnologías y del 'big data' en la atención sanitaria y pidió mayor participación de este colectivo en el desarrollo de las tecnologías aplicadas a la salud, a fin de que su uso se generalice por parte de la ciudadanía.

Según Escobar, se han hecho muchas 'apps de salud' "muy buenas", pero "a veces sin demasiado éxito". En su opinión, esto se debe a la ausencia de participación del colectivo de pacientes en su diseño. "El recordatorio continuo de que estamos enfermos no le gusta a nadie", reflexionó, así que habrá que "buscar una fórmula social y sanitaria" para conseguir que las TIC se apliquen a la gestión ciudadana de la salud.

Esto será de vital importancia, y ha de incluir a todos los pacientes crónicos, que no son solo personas mayores, sino niños, jóvenes, padres, etc.

Escobar destacó que "la oportunidad de compartir las historias clínicas" que proporcionan las TIC supone "un gran paso" para los pacientes crónicos, que de este modo podrían ver mejoras en su diagnóstico y tratamiento. Cree que serviría para unificar y estandarizar tratamientos en casos de cronicidad, "no solo entre comunidades autónomas, sino entre los hospitales de una misma provincia".

Escobar apuntó, no obstante, que esta gran oportunidad para los pacientes ha de ser combinada con un respeto exquisito de la seguridad. "Compartir nuestros datos médicos puede ayudar mucho, pero también genera miedo", apuntó, ya que esta información puede afectarnos en el acceso a un empleo y en muchos aspectos de la vida. Por eso, es vital que se ofrezcan garantías de total seguridad, pues estamos hablando de datos hipersensibles".

Finalmente, Escobar señaló que la tecnología y el 'big data' representan una oportunidad para lograr "una mayor coordinación entre todos los profesionales que nos atienden (la atención primaria, los distintos especialistas y la farmacia)".

Enlace a la noticia en la web de Servimedia.

 

Tecnología Inclusiva, Responsabilidad Social