Las personas sordas en el ámbito laboral aún siguen en situación de desventaja enfrentándose a prejuicios y discriminación.

3 Abril 2019 · Nota de Prensa / CNSE · 0 comentarios

La escasa oferta de formación accesible en lengua de signos, los prejuicios y discriminación sobre la capacidad de las personas sordas en el ámbito laboral y su encasillamiento laboral, principales hándicaps de este colectivo.

Un otorrino mirando el oído a personas sordas en el ambito laboral

La CNSE, Confederación Estatal de Personas Sordas, ha denunciado la “situación de desventaja” a la que se enfrentan las personas sordas en el ámbito laboral, y llama al tejido empresarial a un “mayor compromiso social”, y a la propia Administración “a garantizar con medidas efectivas” el derecho a un empleo digno que se contempla en la Constitución Española.

Para la presidenta de la CNSE, Concha Díaz, “las personas sordas nos enfrentamos a una patente falta de accesibilidad en lo que se refiere a los planes de formación, lo que limita nuestra igualdad de oportunidades en el mercado laboral”. Una realidad que la entidad intenta paliar a través de los servicios de empleo de su red asociativa, que en 2018 atendieron a un total de 1.746 personas sordas, de las cuales 191 recibieron formación dirigida a mejorar su inserción laboral, y 765 consiguieron un empleo.

Similar situación es la que encuentran las y las personas sordas en el ámbito laboral de cara al mantenimiento de su puesto de trabajo y a la promoción interna dentro de la empresa, lo que ha llevado a la CNSE a reclamar que todos los cursos de formación del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), así como la formación continua de las empresas, incorporen intérpretes de lengua de signos, entre otras medidas de accesibilidad.

Especialistas en lengua de signos

Otra de las cuestiones prioritarias para la CNSE es avanzar en la mejora de la situación laboral de los profesionales sordos especialistas en lengua de signos, que “carecen de reconocimiento y regulación oficial tras décadas ejerciendo esta profesión”. Díaz ha señalado que se trata de una figura fundamental, necesaria y de vital importancia en las primeras etapas de la educación, “ya que suponen un modelo lingüístico y de identificación para los niños y niñas sordas que incide en su pleno desarrollo”, y ha manifestado que el número de especialistas en Lengua de Signos en los centros educativos es insuficiente, “más aún después de haber pasado 25 años desde la firma del convenio entre la CNSE y el Ministerio de Educación con el objetivo de incluir la figura de este profesional en los centros educativos de infantil y primaria”.

Educación bilingüe en lengua de signos

En esta línea, la entidad reitera que la adecuada y muy necesaria incorporación de la lengua de signos española y de la lengua de signos catalana, la presencia de profesionales sordos y oyentes altamente competentes en estas lenguas así como intérpretes en las aulas, y la incorporación de las adaptaciones oportunas en el estudio de idiomas extranjeros, son factores que van a incidir directamente en el futuro laboral del alumnado sordo. “Cuando se habla de la aplicación en España de la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad en el ámbito educativo no se puede seguir ignorando el derecho del alumnado sordo y sus familias a optar por una educación donde se pongan en valor las lenguas de signos, la identidad lingüística vinculada a estas lenguas y, con ello, lo positivo de los agrupamientos de las niñas y los niños sordos que tan claramente defiende esta norma” ha asegurado la presidenta de la CNSE.

Promoción laboral

De cara a ampliar las perspectivas laborales de las personas sordas siguen enfrentándose a prejuicios y discriminación de las personas sordas en el ámbito laboral , la CNSE considera prioritarias cuestiones como el ajuste de la normativa en prevención de riesgos laborales a la realidad de las personas sordas, para evitar barreras que afecten a su acceso al empleo, así como la revisión del Reglamento General de Conductores. En este sentido, exige que se incluya la accesibilidad a través de lengua de signos en las pruebas para la obtención de los permisos de conducción y que, a su vez, se elimine la restricción que tienen las personas sordas para acceder a la obtención de los permisos del grupo 2 (camiones y furgones). “Las personas sordas estamos cansadas de que sin conocernos, se nos encasille, se dude de nuestras capacidades, y se nos cierren puertas”, ha aseverado Concha Díaz.

Empleo público

En lo que se refiere al empleo público, la Confederación pide el establecimiento de un porcentaje de reserva específico de plazas para personas sordas, y propone que se bareme el conocimiento de la lengua de signos en el acceso al empleo público de opositores sordos y oyentes que optan a puestos de trabajo con tareas de atención directa. “Es la lengua que utilizamos muchas ciudadanas y ciudadanos sordos en España, está reconocida por ley, y permite el ejercicio de nuestros derechos”, ha concluido la presidenta de la CNSE.

CNSE

La CNSE es una organización sin ánimo de lucro que atiende los intereses de las personas sordas y con discapacidad auditiva y de sus familias en España.  Desde su creación, en 1936, la CNSE ha desarrollado una labor de reivindicación e incidencia política para lograr la plena ciudadanía de las personas sordas; así como del desarrollo de programas de atención  y prestación de servicios a través de sus federaciones. Hoy la CNSE está integrada por 17 federaciones de personas sordas, que a su vez mantienen afiliadas a más de 120 asociaciones provinciales y locales de todo el Estado. No obstante, la CNSE atiende cualquier necesidad relacionada con el colectivo de personas sordas, estén o no afiliadas a su movimiento asociativo.

Responsabilidad Social, Nuestros Derechos, Innovación y empleo

0 comentarios

No hay ningún comentario para esta noticia

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.