SALUD

Hernia

mujer dándose un masaje en espalda por dolor provocado por hernia

A través de esta ficha se informará sobre cómo se produce una hernia y los tipos de hernias que existen.

¿Cómo se producen la hernia de disco?

A continuación se detalla como se puede dar lugar a una hernia. Se forma un conducto, el canal medular, entre la parte anterior y posterior de las vértebras en cuyo interior se sitúa la médula espinal. Entre la parte anterior y posterior de las vertebras. También entre las vértebras se forman unos agujeros, llamados de conjunción, uno a cada lado de la vértebra, por donde salen las raíces nerviosas desde la médula. Entre las vértebras existe una estructura, el disco intervertebral, que tiene una función de amortiguación.

Durante los movimientos vertebrales el disco se comporta como un amortiguador. El disco está formado por el núcleo pulposo y el anillo fibroso. El núcleo pulposo ocupa la parte central y tiene un alto contenido en agua, que va disminuyendo con la edad, lo que hace que con los años pierda elasticidad y capacidad para soportar tensiones. El anillo fibroso recubre el núcleo pulposo y está formado por láminas dispuestas en distintos ángulos, lo que facilita la transmisión de presiones

Los cambios degenerativos en el disco conducen a una pérdida de resistencia del mismo, empiezan a producirse a partir de los 30 años. El anillo fibroso puede hacerse incompetente y el núcleo puede desplazarse posteriormente (protrusión discal) e incluso romperse, de forma que el núcleo se desplace más. Esto es lo que se conoce como hernia de disco y puede producir síntomas por compresión de raíces nerviosas o incluso por compresión medular, en casos severos.

La hernia discal de la columna lumbar es 15 veces más frecuentemente que la hernia discal de columna cervical y es una de las principales causas de dolor en la espalda baja. Puede se debida a un traumatismo, pero lo más frecuente es que sea de origen degenerativo.

¿Donde se localizan las hernias de disco?

El área lumbar es la zona más frecuente de las hernias, en L4-L5 (comprimiendo la raíz L5) y L5-S1 (comprimiendo la raíz S1), a  nivel cervical, aparece entre C5-C6 (comprimiendo C6) y C6-C7 (comprimiendo la raíz C7).

Localización de la causa del dolor

La hernia discal no siempre causa sintomatología.  Algunas veces se descubre en una radiografía que se les practicó por otra razón.

El dolor es en la mayoría de los casos la principal causa de consulta con el médico. El diagnóstico se basa en la historia clínica, la exploración e inicialmente una radiografía. Para tener un diagnóstico seguro de hernia discal, será necesario realizar una Resonancia Magnética o un escáner Algunas veces se requiere una melografía.

¿Qué causa la enfermedad del disco lumbar?

La patología del disco intervertebral se produce como consecuencia del envejecimiento y de la degeneración que ocurre dentro del disco. Un traumatismo grave puede también puede provocar que un disco normal se hernie o que un disco ya herniado empeore.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad del disco intervertebral?

Los síntomas dependerán de la localización de la hernia en la columna y de qué nervio esté comprimiendo. Los síntomas más frecuentes son, aunque no siempre deben estar todos presentes:

Hernia Columna Lumbar:

  • Dolor severo en la espalda baja
  • Dolor de Ciática: que se irradia a los glúteos, las piernas y los pies
  • Aumento del dolor con el más mínimo esfuerzo, como por ejemplo la tos.
  • Hormigueo o entumecimiento en las piernas o los pies
  • En estados avanzados: Debilidad muscular o atrofia
  • Espasmo muscular

Hernia Columna Cervical:

  • Dolor en el cuello, especialmente en la parte posterior o lateral
  • Dolor profundo cerca o sobre omóplatos del lado afectado
  • Dolor irradiado al hombro, parte superior del brazo, antebrazo e incluso a la mano, los dedos o el tórax
  • Aumento del dolor con el más mínimo esfuerzo, como por ejemplo la tos.
  • Aumento del dolor al doblar el cuello o girar la cabeza hacia un lado
  • Espasmos en los músculos cervicales
  • En estados avanzados: Debilidad muscular o atrofia de los músculos del brazo

Ante cualquiera de estos síntomas consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad del disco lumbar?

Después de la exploración física y la historia, ante la sospecha de hernia de  disco las pruebas más frecuentes son:

  • Radiografías para descartar otras causas, ya que el disco herniado no se puede ver.
  • Resonancia Nuclear Magnética
  • Mielografía
  • Electromiograma
  • Escáner

Tratamiento de la enfermedad del disco lumbar

El tratamiento dependerá de una serie de circunstancia que su médico valorará:

  • La edad, el estado general de salud y los antecedentes médicos.
  • Lo avanzada que esté la hernia.
  • La tolerancia a algunos medicamentos, procedimientos.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la condición.
  • Las preferencias del paciente.

Generalmente, se intenta un tratamiento conservador al principio:

  • Reposo en cama.
  • Educación del paciente sobre como realizar movimientos y levantar pesos. 
  • Fisioterapia, que puede incluir ultrasonido, masaje y programas de ejercicios.
  • Control del peso.
  • Utilización de soportes lumbosacros.
  • Medicamentos específicos para el dolor y para relajar la musculatura.

Si todas estas medidas fallan se puede realizar cirugía. La cirugía se realiza bajo anestesia general.  Se procede a eliminar la parte herniada del disco y cualquier otra pieza suelta de disco.

Después de la cirugía, es preciso un tiempo de reposo y de rehabilitación que dependerá en cada caso del tipo de intervención y del estado general del paciente.

Existen terapias experimentales que se están utilizando para tratar la enfermedad del disco lumbar. Consulte con su médico sobre estas opciones de tratamiento.

¿Cuando hay que operar?

Se estima que tan sólo un 5% de las hernias discales requieren cirugía. Se recomienda cuando el dolor es muy intenso a nivel de columna o irradiado a otras zonas y no se controla con otras medidas. También puede ser necesaria cuando existe pérdida motora, de sensibilidad y fuerza que no mejora después de un mes de otro tratamiento.  En algunos casos es necesario operar de urgencia si aparece una falta de control de esfínteres o una pérdida de fuerza o sensibilidad de repente que indican que hay un sufrimiento importante de la médula espinal. . La cirugía da muy buenos resultados si la indicación de intervención es acertada. El 50% de fracasos se deben a una mala indicación de la cirugía.