SALUD

Alzheimer

Mujer mayor con Alzheimer con su enfermera

¿Cuál es la causa del Alzheimer?

Los científicos todavía no conocen con exactitud la causa del Alzheimer. Probablemente no hay una única causa. La edad es un factor importante de riesgo. El número de personas que padece la enfermedad se va duplicando en número, cada 5 años pasados los 65.

La historia familiar es otro factor de riesgo. Los científicos creen que la genética puede desempeñar una función muy notable a la hora de contraer la enfermedad. Por ejemplo, el alzheimer familiar, una forma rara de Alzheimer que ocurre generalmente entre las edades de 30 y 60, puede heredarse. Sin embargo, en la forma más común, ocurre en etapas posteriores de la vida. Un factor de riesgo de este tipo de Alzheimer es una proteína, la apolipoproteína llamada E (apoE).

Todos tienen apoE, que ayuda a llevar el colesterol en la sangre. El gen apoE tiene tres formas. Una de estas formas, protege a la persona contra la enfermedad y otra forma parece hacer a la persona más propensa a contraer el mal.

Otros factores que se están estudiando son: la educación, el régimen alimentario, el ambiente y los virus.

¿Cuáles son los Síntomas del Alzheimer?

El Alzheimer empieza lentamente. Al principio, el único síntoma puede ser leve: Falta de Memoria. Las personas con Alzheimer pueden tener dificultades para recordar los acontecimientos recientes, las actividades, o los nombres de las personas familiares o las cosas. Los problemas matemáticos sencillos pueden tornarse difíciles de resolver. Tales dificultades pueden ser una molestia, pero generalmente no son lo bastante serios como para causar alarma.

¿Cómo se diagnostica el Alzheimer?

Hoy, la única manera definitiva para diagnosticar este mal es determinar si hay placas y enredos en el tejido cerebral. Para estudiar el tejido cerebral, los médicos deben esperar hasta que hagan una autopsia, que es un examen del cuerpo hecho después de que muera una persona. Por consiguiente, los médicos deben hacer un diagnóstico del Alzheimer "posible" o "probable".

En los centros especializados, los médicos pueden diagnosticar correctamente hasta 90 por ciento de los casos. Los médicos utilizan varias herramientas para diagnosticar el alzheimer "probable":

  • Historia clínica completa: incluye información sobre la salud general de la persona, los problemas médicos pasados y cualquier dificultad que la persona presenta al llevar a cabo las actividades diarias.
  • Pruebas médicas: como pruebas de sangre, orina, o líquido cefalorraquídeo. Ayudan al médico a que encuentre otras posibles enfermedades causantes de los síntomas. Por ejemplo, los problemas tiroideos, las reacciones a medicamentos, la depresión, los tumores cerebrales y enfermedades del vaso sanguíneo en el cerebro pueden presentar síntomas similares a los del Alzheimer.
  • Pruebas neuropsicológicas: miden la memoria, la solución de problemas, la atención, y la comunicación.
  • Exploraciones cerebrales: le permiten al médico mirar una imagen del cerebro para ver si algo no parece normal.

¿Cuáles son las perspectivas de vida para alguien diagnosticado con Alzheimer?

El curso la enfermedad, los cambios y la velocidad de los cambios pueden variar dependiendo de la persona. Por término medio, los pacientes con Alzheimer viven de 8 a 10 años después del diagnostico, aunque la enfermedad puede durar hasta 20 años.

¿Por qué es importante diagnosticar la enfermedad tempranamente?

Un diagnóstico temprano, certero, ayuda a los pacientes y a sus familiares para el futuro. Les da el tiempo para examinar las opciones de atención mientras el paciente todavía puede participar en la adopción de las decisiones. El diagnóstico temprano también ofrece las mejores perspectivas de tratar los síntomas de la enfermedad.

¿Qué medicamentos están actualmente disponibles para tratar el Alzheimer?

Ningún tratamiento puede curar el Alzheimer. Sin embargo, para algunas personas que se encuentren en el inicio o en estadios medios de la enfermedad, algunos medicamentos, la tacrina, el donepezilo, la rivastigmina, o la galantamina pueden ayudar: impiden durante un tiempo limitado que determinados síntomas se agraven. Además, algunos medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas como el insomnio, la agitación, la ansiedad y la depresión. El tratamiento de estos síntomas hace más cómoda la situación de los pacientes y facilita su atención para los cuidadores y familiares.

La quinta medicación aprobada, conocida como memantina, es un antagonista N-metil D-aspartato (NMDA). Es prescrito para el tratamiento de Alzheimer moderado o severo. Los estudios han revelado que el efecto principal de la memantina es retrasar la progresión de algunos de los síntomas. La medicación puede permitir a los pacientes mantener sus funciones diarias durante más tiempo. Por ejemplo, puede ayudar a un paciente a: mantener su capacidad para ir al baño independientemente durante más meses, un beneficio para pacientes y los cuidadores.

¿Qué nuevos tratamientos se están investigando?

Es un área activa de la investigación. Se están ensayando varios medicamentos para intentar prevenir el Alzheimer, retrasar la evolución de la enfermedad o ayudar a reducir los síntomas.

Se están probando dos tipos diferentes de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINES) para determinar si frenan la enfermedad. Hay indicios de que la inflamación en el cerebro puede contribuir al Alzheimer.

La investigación ha indicado que la vitamina E desacelera durante 7 meses el progreso de algunas de las consecuencias que provoca la enfermedad. Se está evaluando si la Vitamina E puede prevenir o retardar la aparición del mal en pacientes con deficiencia cognoscitiva leve. También se están estudiando el efecto del Ginkgo biloba, un extracto hecho de las hojas del árbol de Ginkgo, pero no existe ninguna evidencia científica.

Se estudió el efecto de los estrógenos en las mujeres post-menopáusicas, pero se encontró un efecto más bien contrario. ¿Cómo manejar la enfermedad?

¿Cómo comunicares con una persona con Alzheimer?

Tratar de comunicarse con una persona que tiene la enfermedad puede ser muy complicado. Hacerse comprender y comprender al enfermo resulta difícil.

  • Elija palabras sencillas y oraciones cortas y utilice un tono suave, tranquilo de la voz.
  • Evite conversar con la persona enferma como un bebé o hablando de la persona como si él o ella no estuvieran presente.
  • Reduzca al mínimo las distracciones y el ruido -como la televisión o la radio-.
  • Llame a la persona por el nombre, asegurándose de que le está escuchando antes de empezar a hablar.
  • Déle el tiempo suficiente para responder. Sea cuidadoso en no interrumpir.
  • Si la persona con Alzheimer está luchando por encontrar una palabra o comunicar un pensamiento, trate suavemente de proporcionarle la palabra que está buscando.
  • Trate de formular las preguntas e instrucciones de una manera positiva.

¿Cómo organizar la higiene de una persona con Alzheimer?

Para algunas personas con Alzheimer el baño no supone ningún problema, para otros es una experiencia alarmante, confusa. La planificación por adelantado puede ayudar a facilitar la labor, tanto para el enfermo como para el cuidador.

  • Planifique el baño o la ducha. Elija la hora del día en la que la persona está más tranquila. Trate de desarrollar una rutina.
  • Respete el hecho que el baño es espantoso e incómodo para algunas personas con Alzheimer. Sea suave y respetuoso. Sea paciente y tranquilo.
  • Vaya comunicando a la persona lo que va a hacer paso a paso, permita que se aseen solos en la medida de sus posibilidades.
  • Prepárese con antelación. Asegúrese que tiene todo lo que necesita preparado y en el baño antes del comienzo.
  • Sea sensible a la temperatura. Caliente la habitación de antemano si es necesario y mantenga las toallas junto a usted y una bata si es preciso. Pruebe la temperatura de agua.
  • Reduzca al mínimo los riesgos: evite los patinazos con las alfombras del baño. Nunca deje a la persona sola en el baño o la ducha.

¿Cómo vestir a una persona con Alzheimer?

Para alguien que tiene Alzheimer, el hecho de vestirse puede suponer una gran dificultad. Hay que elegir la ropa adecuada, que sea cómoda y fácil de poner y quitar.

  • Trate de hacer que la persona se vista a la misma hora cada día para que lo asuma como parte de su rutina diaria.
  • Anímele para que se vista él mismo o ella misma en la medida que sea posible. Concédale el tiempo necesario, dar tiempo extra ayuda al enfermo. No le presione o no le apremie.
  • Permita a la persona elegir su ropa de entre varias opciones posibles. Si tiene una ropa favorita, le puede comprar varios modelos iguales.
  • Coloque la ropa en el orden en que ha de ponerse para ayudar a las personas con problemas de movimiento.
  • Proporcione instrucciones claras, graduales.

¿Cómo facilitar la alimentación de una persona con Alzheimer?

Algunas personas quieren comer a todas horas, mientras otros enfermos tienen que ser obligados a comer.

  • Asegure una atmósfera tranquila y sosegada para comer. El ruido y otras distracciones dificultan la concentración.
  • Proporcione un número limitado de platos y sirva las porciones pequeñas. Es mejor ofrecer varias comidas ligeras a lo largo del día en lugar de tres más grandes.
  • Las "pajitas" y las tazas con tapas pueden hacer facilitar el beber.
  • Si la persona presenta problemas con cucharas o tenedores, permítale en la medida de lo posible comer con las manos.
  • Tenga aperitivos a mano. Para promover la comida, mantenga los aperitivos donde pueden ser vistos.
  • Visite al dentista regularmente para mantener la boca y los dientes sanos.

¿Que actividades puede hacer una persona con Alzheimer?

¿Qué hacer todo el día? Hay que encontrar actividades que la persona con Alzheimer pueda hacer y esté interesado en hacer. Repetir actividades ya realizadas es más aconsejable que proyectar nuevas.

  • No espere demasiado. Las actividades sencillas a menudo son mejores, especialmente cuando utilizan las capacidades actuales.
  • Ayude a la persona a que empiece una actividad. Enumere los pasos a seguir para realizar dicha actividad. Anime al enfermo en cada paso que consiga.
  • Vigile por si se producen signos de agitación o frustración durante la actividad. Ayude a que se tranquilice.
  • Incorpore las actividades a la rutina diaria.
  • Intente conseguir plaza en un centro de día, que proporcionan diversas actividades para la persona con Alzheimer, así como una oportunidad para el descanso de los cuidadores. A menudo estos días proporcionan transporte y comidas.

¿Qué tipo de ejercicios o deportes puede realizar una persona con Alzheimer?

Incorporar el ejercicio en la rutina diaria tiene beneficios tanto para el cuidador como para la persona con Alzheimer. No solo mejora la salud, también puede proporcionar una actividad significativa para ambos.

  • Piense en qué clase de actividades físicas le permiten disfrutar: caminar, nadar, jugar al tenis, bailar, cuidar del jardín. Determine la hora del día y el lugar donde este tipo de actividad funcionaría mejor.
  • Sea realista en sus expectativas. Avance lentamente, realice una caminata corta alrededor del patio, por ejemplo, antes de plantearse un paseo alrededor del parque.
  • Sea consciente de cualquier malestar o signos del agotamiento. Converse con el médico de la persona si sucede esto.
  • Permita tanta independencia como sea posible, aunque suponga caminar más lentamente.
  • Vea qué clases de programas de ejercicio están disponibles en su área. Los centros para mayores pueden tener programas de grupo para las personas que disfrutan haciendo ejercicio con otros. Hay organizaciones locales que organizan caminatas o paseos y proporcionan un lugar para el ejercicio cuando el tiempo es malo.
  • Promueva las actividades físicas. Si el tiempo lo permite realice las actividades al aire libre. El ejercicio a menudo ayuda a dormir mejor.

¿Qué se puede hacer para prevenir la Incontinencia?

Al avanzar la enfermedad, muchas personas con Alzheimer empiezan a presentar incontinencia, o la incapacidad para controlar su vejiga urinaria y/o los intestinos.

  • Fije una rutina para llevar a la persona al baño y cumpla esta rutina lo más estrechamente posible. Por ejemplo, lleve a la persona al baño cada 3 horas durante el día.
  • La agitación o tirar de la ropa pueden ser síntomas de que la persona quiera ir al baño. Responda rápidamente.
  • Sea comprensivo cuando se produzca un accidente. Responda con calma y tranquilice a la persona. Investigue cuando se producen los accidentes para intentar evitarlos.
  • Para ayudar a evitar los accidentes de noche, reduzca el consumo durante la noche de ciertos tipos de líquidos -como aquellos que contengan cafeína-.
  • Si usted va a convivir o a ocuparse de la persona enferma, planifique bien las situaciones. Conozca la ubicación de los baños y proporcione a la persona ropa sencilla, fácil de quitar.

¿Cómo tratar y prevenir los trastornos del sueño?

Para muchas personas con Alzheimer, dormir por la noche es difícil. Conseguir que la persona vaya a la cama y se quede allí puede requerir alguna planificación por adelantado.

  • Proporcione un ambiente tranquilo y pacífico durante la noche para promover el reposo. Mantener las luces tenues, eliminar los ruidos fuertes, poner música relajada puede ayudar a que el enfermo disfrute del descanso que proporciona la noche.
  • El desarrollo de una rutina de la hora de acostarse puede ayudar. Fije una hora y respétela, siempre que sea posible.
  • Promueva el ejercicio y limite el tiempo que el paciente dedica a dormir durante el día.
  • Evite el consumo de productos con cafeína en horas cercanas al final del día.
  • Use luces nocturnas en el dormitorio, hall y el baño, si la oscuridad asusta o desorienta al enfermo.

¿Qué hacer si tiene Alucinaciones?

Ante el avance de la enfermedad, una persona con Alzheimer puede presentar alucinaciones y/o `delusiones`. Las alucinaciones son cuando la persona ve, oye, huele, prueba o siente algo que no está allí. `Las delusiones` son las creencias falsas que la persona no puede evitar.

  • Ante la aparición de las alucinaciones y `delusiones` debe consultar con su médico, para descartar cualquier otra enfermedad.
  • Evite discutir con la persona sobre lo que él o ella ve u oye. Trate de responder proporcionando reafirmación y consuelo.
  • Trate de distraer a la persona proporcionando otro tema o actividad. A veces cambiar de habitación o ir salir fuera para dar un paseo puede ayudar.
  • Apagar el televisor cuando se emitan programas violentos o molestos. La persona con Alzheimer no puede distinguir la programación de televisiones de la realidad.
  • Cerciórese de que la persona está en un entorno seguro y de que no tenga acceso a cualquier cosa que pueda utilizar para dañar a otra persona o a ella misma.

¿Qué peligros hay que tener en cuenta con una persona con Alzheimer?

Mantener a la persona segura es uno de los aspectos más importantes de la atención. Algunas personas con Alzheimer tienen tendencia a deambular lejos de su hogar o de su cuidador.

  • Asegúrese de que la persona lleve algún tipo de identificación o use un brazalete médico. Si él o ella se pierden y no se puede comunicar adecuadamente, estos aparatos ayudan a identificarlos y a conocer su trastorno médico.
  • Mantenga una fotografía o video reciente de la persona con Alzheimer. Puede ayudar a la policía si la persona se pierde.
  • Mantenga las puertas cerradas bajo llave. Añada nuevas cerraduras. Si la persona puede abrir una cerradura porque le resulta conocida, un picaporte o una nueva cerradura puede ayudar.
  • Es aconsejable asegurar o guardar cualquier cosa que pueda causar peligro, tanto dentro como fuera de la casa.
  • Quite las cerraduras en las puertas del baño para impedir que la persona pueda encerrarse accidentalmente.
  • Los picaportes a prueba de niños son necesarios en la cocina y en armarios con productos tóxicos.
  • Etiquete los medicamentos y manténgalos bajo llave. También mantenga fuera del alcance de la persona enferma los cuchillos, los encendedores y los fósforos y las armas de fuego.
  • Mantenga la casa ordenada. Las alfombras pueden contribuir a caídas. Mantener un buen alumbrado tanto dentro como fuera de la casa es aconsejable.

¿Hasta cuándo puede conducir una persona con Alzheimer?

Tomar la decisión de que impedir la conducción a una persona, que no tiene una sintomatología muy avanzada, es difícil y debe comunicarse cuidadosa y sensiblemente. Aunque la persona pueda molestarse por perder independencia, la seguridad debe ser la prioridad.

  • Intente identificar los signos de que hay alteraciones en su forma de conducir: pueden ocurrir multitud de problemas: perderse en los lugares familiares, conducir demasiado rápido o demasiado lento, desatender los signos de tráfico…
  • Sea sensible a los sentimientos de la persona que pierde la capacidad para conducir, pero sea firme en su decisión. Sea coherente -no permita que la persona pueda conducir en "días buenos" pero no pueda en "días malos".
  • Pídale al médico que ayude. La persona puede considerar al médico una "autoridad" y estar dispuesta a dejar de conducir. Si es necesario, esconda las llaves del automóvil. Si tener llaves es importante para la persona, puede cambiar las llaves.
  • Como último recurso, desactive el automóvil. Si es necesario cambie el coche de ubicación para que el enfermo no pueda localizarlo.

¿Cuándo acudir al médico?

Es importante que la persona con Alzheimer reciba atención médica regular. La planificación por adelantado puede ayudar.

  • Trate de programar la cita para la hora más adecuada para la persona. Además, pregunte por la hora del día en que el consultorio médico sea menos visitado.
  • Informe al personal de oficina que sepan con antelación que esta persona se confunde.
  • No hable a la persona de la cita hasta el día de la visita o un poco antes, en el momento de ir. Sea positivo y práctico.
  • Lleve algo que la persona pueda comer o beber y cualquier actividad que él o ella puede disfrutar.
  • Haga que un amigo u otro miembro de la familia vaya con usted al consultorio médico; así usted podrá hablar tranquilamente con el médico mientras su acompañante se ocupa de la persona enferma.

¿Es conveniente visitar a una persona con Alzheimer?

Las visitas a los enfermos de Alzheimer son importantes. Es cierto que la mayoría de las veces, no recordarán quién son los visitantes, pero el calor humano de las mismas, el contacto y el cariño, al enfermo le reportará beneficio.

  • Se recomienda que planifique la visita, sobre todo para que se ajuste a aquella franja horaria en la que el enfermo esté más tranquilo y lúcido. Puede llevar algún tipo de objeto, como fotos para ver, libros para leer, etc.
  • Muéstrese tranquilo y quieto. Utilice un tono de voz relajado y medio. Evite los tonos altos y exagerados, como si hablara con un niño. Respete el espacio de la persona con Alzheimer, su entorno, y muéstrese cercano, pero no excesivamente familiar.
  • Trate de establecer el contacto visual y llamar a la persona por el nombre para conseguir su atención. Probablemente el enfermo le pregunte quién es usted, recuérdeselo amablemente cada vez que le pregunte, o le vea que duda.
  • También es muy común, que el enfermo le confunda, no argumente, ni trate de explicarle. Actúe de forma natural y cercana, y siga con la conversación.
  • No tome como algo personal, si el enfermo no le conoce, se siente confuso, o si llega al enojo.

Páginas recomendadas

'Cuidados diarios de la persona con Alzheimer'

'Salud Mental y Alzheimer'