SALUD

Entrevista por el Día del Corazón

D. Labrador ( Portal Discapnet / Septiembre 2014)

carpas informativas semana del corazónDiscapnet entrevista al Doctor Leandro Plaza, presidente de la Fundación Española del Corazón, para acercaros su experiencia y consejos sobre cómo cuidar este órgano vital.

¿Qué es lo más importante para cuidar el corazón?

Las enfermedades cardiovasculares en España suponen más del 30% de los fallecimientos, según muestran los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en enero de 2014 (referentes a 2012), que ponen de manifiesto que las patologías cardiovasculares continúan siendo la principal causa de muerte en España.

Para evitar las enfermedades del corazón es imprescindible la prevención, ya que el 80% de este tipo de patologías podrían evitarse si se siguen unos hábitos de vida saludables. Para disminuir la incidencia de las enfermedades cardiovasculares, la Fundación Española del Corazón recomienda controlar los factores de riesgo que pueden contribuir a su aparición o agudización (tabaquismo, sedentarismo, diabetes, obesidad, alcohol, colesterol o hipertensión).

Así, para cuidar el corazón es importante practicar ejercicio físico una media de 30 minutos al día, controlar el colesterol y la tensión arterial, dejar el tabaco, mantener una dieta mediterránea (según el estudio PREDIMED, una dieta rica en fruta y verdura y pobre en grasas saturadas reduce hasta en un 30% la mortalidad por enfermedad cardiovascular), hidratarse a menudo, dormir entre 7 y 8 horas diarias o no abusar de la sal o de los precocinados.

Desde siempre hemos hablado de la importancia de adquirir unos hábitos de vida saludable, pero ahora queremos reincidir en este mensaje, ya que la crisis económica se ha traducido en una disminución del gasto sanitario y de los programas preventivos. De hecho, la mortalidad por enfermedades cardiovasculares se redujo hasta el 2012, momento en que se estancó esa reducción. Es por ello que consideramos necesario mantener los niveles de asistencia al paciente y también los programas tanto de prevención primaria como secundaria.

Tras un infarto, ¿qué aconsejan?

Una de los aspectos que hay que tener bajo control después de que una persona sufra un infarto son los factores de riesgo antes mencionados, ya que estos pueden propiciar la aparición de un segundo episodio cardiaco.

Por otro lado, hay que controlar los estados emocionales como la angustia, el miedo u otros síntomas depresivos para la correcta recuperación del paciente. El estrés psicosocial, la falta de apoyo social, la ansiedad, la ira y la depresión se han establecido como factores de riesgo en la aparición y cronificación de las enfermedades cardiovasculares.

Cabe destacar que distintos estudios apuntan a que aproximadamente un 20% de los pacientes que ha padecido un infarto sufre depresión. De hecho, según los estudios realizados por Van-Melle et cols. (2004) y Sarham (2003), aquellas personas que, tras haber sufrido un infarto, no detectan ni tratan la depresión, incrementan al doble la probabilidad de sufrir un segundo infarto.

Asimismo, otros aspecto esencial a tener en cuenta es el cumplimiento de la medicación tras el infarto. Por ejemplo, más del 50% de los pacientes abandona algunos de los fármacos a los dos o tres años tras haber padecido un infarto agudo de miocardio. Actualmente el tiempo de hospitalización del paciente de infarto es muy breve y tal vez queda poco clara la importancia de tomar la medicación. Los pacientes que la abandonan tienen peor calidad de vida, más recaídas y peor evolución, y por este motivo es muy importante que los pacientes entiendan que no hay que dejar de tomar la medicación aunque los análisis muestren resultados positivos. Del mismo modo, hay que cumplir con el calendario de visitas al médico y dejar que los profesionales controlen la salud del paciente y dejar que ellos decidan lo que más le conviene.

El abandono de la medicación depende de la atención del enfermo o no en unidades de rehabilitación cardiaca. Los pacientes que hayan sido tratados mediante programas específicos en unidades de rehabilitación cardiaca abandonan menos el tratamiento. Esto se debe a la presencia de una atención multidisciplinar y personalizada formada por cardiólogos, psicólogos, médicos rehabilitadores, enfermeros y, en algunas ocasiones, dietistas u otros profesionales que les ayudan a realizar un plan de vida individualizado y adecuado según su dolencia cardiaca.

Consejos para alguien con dolencia cardíaca

Evidentemente, una persona que sufre una dolencia cardiaca debe acudir de inmediato al médico para que su situación no empeore. En caso de ser un paciente con una dolencia cardiaca diagnosticada, los consejos giran en torno al cuidado preventivo o a la posible medicación que indique el cardiólogo.

¿Qué servicios dais desde la fundación?

La FEC cuenta con más de 4.000 miembros, entre cardiólogos de la Sociedad Española de Cardiología, profesionales de enfermería en cardiología, asociaciones de pacientes, entidades privadas y socios particulares. Estos organismos se encargan de atender debidamente a todas aquellas personas que tengan dudas acerca de las enfermedades cardiovasculares.

En lo que respecta a la propia fundación, somos una organización que vela por la salud cardiovascular de la población a través de actividades divulgativas e investigación. A lo largo del año realizamos distintas actividades para informar y concienciar a la población que las enfermedades del corazón son la primera causa de muerte en España, y del mismo modo, también contribuimos a la vertiente investigadora para intentar combatir lo que consideramos que es la epidemia del siglo XXI.

Por otro lado, en la página web de la Fundación (www.fundaciondelcorazon.comAbre ventana nueva ) se puede encontrar información de las diferentes enfermedades del corazón, así como los principales mensajes preventivos para evitarlas y un servicio de consulta para poder contactar con nosotros.

¿Cuál es el evento más destacado que organizáis para este día mundial?

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Corazón, el 29 de septiembre, en ocho localidades españolas (Álava, Alcalá de Henares, Gijón, León, Madrid, Murcia, Santa Cruz de Tenerife y Valencia) se celebra la Semana del Corazón.

Se trata de unas jornadas donde se ofrece a la población asesoramiento sobre salud cardiovascular y diversas actividades cardiovasculares como por ejemplo charlas sobre prevención, talleres de cocina cardiosaludables o actividades deportivas, como es el caso de la Carrera Popular del Corazón, que tiene lugar en Madrid. Este año llega a su quinta edición y se trata de una de las actividades estrella de estas jornadas, ya que cuenta con más de 3.000 participantes que corren a favor de la prevención y la investigación en materia cardiovascular. A través de estas actividades queremos recordar la importancia de luchar contra el sedentarismo para contribuir a evitar así la aparición de los factores de riesgo más comunes.

Un alimento clave para cuidarnos

Hay una serie de alimentos que contribuyen favorablemente a nuestra salud cardiovascular como son el aceite de oliva, la fruta y la verdura, los frutos secos e incluso, para las personas que no presentan ningún historial cardiovascular adverso, beber una copa de vino o café a diario (rico en polifenoles, que son antioxidantes que protegen el organismo de arteriosclerosis y retarden la oxidación celular y el desgaste muscular).

Tiempo de ejercicio recomendado para mantener el corazón sano

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sedentarismo se concibe como el cuarto factor de riesgo cardiovascular y se considera el responsable del 6% del total de defunciones en el mundo.

Para poder prevenir la aparición de la mayor parte de las enfermedades relacionadas con el corazón es imprescindible llevar unos hábitos de vida saludables, entre los cuales se encuentra la práctica regular de ejercicio físico una media de 30 minutos al día, ya sea caminar, bailar, ir en bicicleta, correr, realizar actividades al aire libre... De hecho, caminar al menos media hora al día a paso rápido y durante cinco días a la semana aumenta la esperanza de vida y reduce el riesgo cardiovascular hasta un 11%, según la World Heart Federation.

Hay que decir también, que para conseguir un beneficio cardiovascular hay que moderar la intensidad y el volumen de las actividades aeróbicas (aquellas de las que se precisa respiración como caminar, nadar o pedalear).

En caso de no ser así, por el contrario, esto puede suponer un riesgo cardiovascular, sobre todo en aquellas personas que no están habituadas a realizar ejercicio físico. Además, la Fundación Española del Corazón recomienda someterse a un reconocimiento médico antes de realizar actividades físicas intensas.

Gracias por su tiempo, y esperamos que todos estos consejos sean de utilidad y puedan prevenir problemas cardiovasculares.