SALUD

Testimonio por el Día de las Personas Sordas: María José nos habla en primera persona

María José delante del cartel de EunateDéborah M. Labrador (Portal Discapnet / Septiembre 2018)

Para mostrar el día a día de las personas con discapacidad auditiva hemos querido contactar con asociaciones y entidades dedicadas al apoyo y orientación de personas sordas y familias, para conocer de primera mano su opinión, su día a día...

En este caso desde la Asociación Eunate de Familias de Personas Sordas de Navarra han atendido nuestra consulta y nos han puesto en contacto con María José Irigoyen, una mujer de 48 años, de Pamplona. María José es sorda postlocutiva. Esto quiere decir que perdió su audición después de haber aprendido a hablar. María José comenzó a perder audición cuando tenían 27 años y hoy día lleva un implante y un audífono.

En cuanto a su vida personal, es feliz mamá de un bebe de 7 meses, que compagina con su trayectoria profesional. María José se licenció en derecho por la Universidad de Navarra y en la actualidad trabaja en la Administración de Justicia. Pero durante este camino lamenta haber tenido problemas de acoso por su sordera. "Eso me ha hecho ver que todavía queda mucho camino por recorrer", comenta.

Queríamos saber cómo es un día cualquiera en la vida de María José, que barreras se encuentra y qué soluciones y ayudas le pueden servir de apoyo.

"Yo por la mañana me despierto con el móvil, con tema musical a todo volumen. Los sonidos tipo campana yo no los oigo sin el implante", así es su despertar, y es que en casa además no precisa daptaciones, ya que vive con su hermana, su sobrino de 19 meses y su hijo.

"Durante el día me defiendo bien con las prótesis que llevo", eso sí, a la hora de ver la televisión "si me apoyo en el subtitulado porque de lo contrario se me escapan muchas cosas".

María José sabe que la vida puede cambiar mucho dependiendo de quién tengas al lado, sobre todo en el trabajo. Ella relata su experiencia laboral como horrorosa en un principio, ya que sus jefas la acusaban de no poder realizar su trabajo debido a su sordera y querían que ella misma tomase la decisión de marcharse.

Pero ella nunca desistió, no se fue del trabajo, intentó hacerlo lo mejor posible y finalizar su contrato, aunque no tuvo ni adaptaciones ni ayuda.

Más tarde logró una "adaptación telefónica, que supuso una mejora considerable en mi día a día". Y por ese camino se debe seguir por la inclusión, por la adaptación de puestos de trabajo que generen igualdad en el acceso a las bolsas de empleo.

¿Y qué nos puedes contar de tu tiempo libre? ¿Qué echas de mnos? ¿Subtítulos en cine, teatro o conciertos?

En cuanto a, ocio, a mí me ayudaría mucho si hubiera más lugares con bucle magnético y con subtitulado. Poco a poco se va extendiendo su uso, pero hay lugares en los que aún no se utiliza y eso para mí supone un hándicap. Hay casas de cultura que no tienen bucle y lo mismo ocurre con Baluarte, si no lo ha modificado recientemente. Esto me limita mucho la asistencia a espectáculos porque no puedo comprender, sobre todo en teatro, que a mí tanto me gusta, o en musicales. Sin embargo Gayarre, me lo ha puesto más fácil gracias a la incorporación de bucles portátiles.

En la vida diaria, me cuesta más manejarme en las grandes superficies, donde no consigo comprender los mensajes de megafonía, la música suele ser para mí estridente y hay mucho ruido de fondo. Al final si no voy acompañada, opto por hacer mis compras en las tiendas del barrio, dónde el trato es más cercano y me puedo manejar mejor.

Y en cuanto a las visitas al centro de salud o ámbitos sanitarios...

En las consultas médicas de Osasunbidea, tengo dificultades porque por lo menos en el centro de salud del ensanche que es dónde más me toca ir a mí y a mi bebé, no hay pantalla para el llamamiento de pacientes, salen los médicos a llamar o llaman desde dentro. Yo si no puede venir mi hermana conmigo, tengo que preguntar a otros usuarios de la sala de espera porque no consigo saber si ha dicho o no mi nombre en muchos casos. 

Últimamente opto porque en muchas ocasiones, voy a consultas de Clínica Universitaria, dónde si tienen pantallas, para llamar a consulta, las salas de espera no están tan masificadas y están más distantes de las consultas de forma que puede comprender mejor lo que me dicen dentro. Me mandan informe de cada consulta y me dan las pautas necesarias de los tratamientos por escrito. Si tengo dudas puedo comunicarme con los profesionales a través de correo electrónico.

Eso me facilita mucho las cosas, pero al final he tenido que optar por hacerme un seguro privado para mí y para mi hijo.

¿Crees que hoy hay suficiente concienciación en la sociedad para derribar barreras que hagan más fácil la vida a las personas sordas?

Me gustaría que los servicios públicos fuesen capaces de ofrecer una atención más personalizada a la gente con todo tipo de discapacidades, creo que tenemos el mismo derecho que los demás a recibir una atención adaptada a nuestra situación.

Eso está claro, es un derecho de todos el acceso a servicios públicos en igualdad de condiciones... y ¿Qué mensaje te gustaría dar en el Día de las Personas Sordas?

Para el día Internacional de las personas sordas, me gustaría pedir más empatía a las administraciones públicas y que apliquen la ley ya.

María José muchas gracias por tu tiempo y por tu testimonio, esperamos que esas solicitudes se puedan cumplir más pronto que tarde, que se derriben barreras que siguen siendo obstáculos vitales para muchas personas con sordera y otras discapacidades.