SALUD

Entrevista: te invitamos a reflexionar sobre felicidad de la mano de Rafael Santandreu

Rafael SantandreuDéborah M. Labrador (Portal Discapnet / 20 de marzo 2018)

Hablar de profesionales que dedican su tiempo y creatividad a tratar el tema de la felicidad es imposible sin hablar de Rafael Santandreu. Rafael es psicólogo y escritor. Es autor de libros que seguro has escuchado como "El arte de no amargarse la vida", "Ser feliz en Alaska" y "Las gafas de la felicidad".

Ahora acaba de lanzar el libro "Nada es tan terrible", la filosofía de los más fuertes y felices, por la editorial Grijalbo.

Rafael Santandreu trata en este último libro sobre lo que él denomina como "terribilitis", que es la tendencia a exagerar o hacer más terribles de lo que en realidad son, las diferentes situaciones de la vida. Para tomar ejemplo y ver las cosas desde otra perspectiva en su libro presenta a ejemplos de fortaleza, que superan y afrontar sus patologías, enfermedad o discapacidad, siguiendo adelante, y convirtiendo las debilidades en fortalezas. Entre estos ejemplos están el actor Michael J. Fox (que ha logrado minimizar los efectos del párkinson) o Daniel Álvarez, Jefe de la Unidad Técnica de Sordoceguera de la ONCE y presidente de la Asociación de Sordociegos de España. "Daniel Álvarez es un crack", nos afirma.

Asimismo, cuenta con lo que llama la Escuela de la Felicidad y un Centro de Terapia Breve de Barcelona donde un equipo de psicólogos especializados en resolver multitud de problemas y trastornos empleando las técnicas más modernas de la psicología cognitiva. Hacen sesiones presenciales y a distancia por Skype.

¿Cómo nace la escuela de la felicidad?

De mi experiencia como psicólogo trabajando con personas con depresión, ansiedad y las cosas más chungas de la salud mental. Descubrí algunas claves para dejar de comerse el coco y ser felices y fuertes. Así que había que transmitir el mensaje. No las había descubierto yo, por supuesto, que soy un tipo más bien ruin: pero sí que las comprendí de manera especial dentro de mi duro coco.

La obsesión por conseguir la felicidad... ¿puede crear frustración? ¿cuál sería el truco para alejarnos de esa búsqueda infructuosa?

No existe "la obsesión por conseguir la felicidad". Eso es como decir: "la obsesión por nutrirse". Eso es lo normal. El ser humano busca la felicidad por naturaleza. No hay otro objetivo más lógico en la vida.

Y no: no puede crear frustración porque es una búsqueda natural. Es como respirar. Pregúntate: ¿Puede "respirar" crear frustración? Es una pregunta bastante rara.

No hay truco para alejarnos de esa búsqueda porque esa búsqueda mola; no hay que alejarse de ella. Pero, ahora bien, querida y hermosa Deborah, otra cosa es: "La obsesión por alejar el sufrimiento de nuestra vida". Eso sí puede ser una obsesión infructuosa e incluso perjudicial. ¿Por qué? Porque el sufrimiento forma parte de la vida, juega un rol esencial. De hecho, no es tan malo: te enseña muchas cosas, te abre a los demás, a la cooperación y el amor. Además, es una de las vías hacia la profundización de la espiritualidad.

Dicho esto, puntualicemos que se puede ser feliz "sufriendo". ¿Cómo? Dándote cuenta de que el dolor es solo una parte de tu mente: no es toda tu mente. De hecho, puedes reducir esa parte a un lugar pequeñito, donde casi no molesta.

Muchas gracias Rafael, es otra forma de verlo, y realmente es cierto, todos tendemos a ser felices... es algo innato, y quizá la clave sea esa, intentar trabajar en aceptar y afrontar la adversidad, como parte de ese todo... lo bueno y lo malo, e intentar ver el vaso más medio lleno que medio vacío... Aunque en ese aspecto a veces se precisa ayuda ¿Mucha gente acude a vuestro centro de terapia breve para solucionar sus problemas?

Sí. Y lo más mejor del asunto es que salen contentos.

¿Por qué se llama de terapia breve?

Usamos ese término para diferenciarnos, sobre todo, del psicoanálisis, que es una forma de terapia simplemente surrealista. Ni siquiera los Hermanos Marx hubiesen sido capaces de elucubrarla. Sin duda, hacía falta buenas dosis de cocaína para lograrlo: cosa que el bueno de Freud tomaba en abundancia. El psicoanálisis suele durar años o incluso decenios. Es como llevar el coche al mecánico y que te lo devuelva al cabo de cinco años.

Pues sí... seguramente más de uno se quejaría y con razón... Hemos leído que atendéis a personas de muchos lugares del mundo, de Estados Unidos, México, Alemania... ¿cómo llegan a conocer vuestro centro?

Te quedarías sorprendida de cómo, hoy en día, la gente te descubre por Internet. El otro día me escribió un norteamericano de Manhattan que quería hacer terapia con nosotros por Skype, en inglés. Por suerte, hacemos la terapia en ese idioma también. Así que genial. Por otro lado, mis libros están traducidos a más de quince idiomas.

¿Quince idiomas? Es impresionante. Realmente, es un tema que no tiene temporalidad, fronteras ni género... Todos y todas por igual estamos interesados en conocer más sobre la felicidad, ya seamos de España o de Australia... Y de estos 4 libros, ¿Cuál de los libros ha tenido más ventas? ¿Esperabas ese éxito?

Todos se venden más o menos por igual, lo cual es sorprendente. Y para nada me esperaba ese éxito: el mundo del libro es una locura; hay muchos libros con éxito que son malillos y muchos buenísimos que nunca llegarán al gran público. Fíjate que hasta un ruin como yo es ampliamente leído.

portada del libro Nada es tan terribleLa modestia... ¿también puede ser una de las claves para conseguir la felicidad?  (sonrío ante esta pregunta retórica...) Ahora acabas de lanzar un nuevo libro, "Nada es tan terrible", ¿en qué se diferencia de los otros? ¿en torno a qué gira?

"Nada es tan terrible" aporta nuevas claves para llegar más lejos en la fortaleza emocional. ¿Sabes? A mí me gusta pensar en mi gabinete de psicología como en el restaurante de Ferran Adrià: servimos comidas pero también somos un laboratorio de ideas. Trabajan conmigo más de veinte psicólogos y no paramos de investigar, probar, crear y producir. No vamos tan rápido como nuestro amado Freud porque no nos dopamos, pero estamos felices de poder ofrecer cada vez mejores terapias.

Y ese esfuerzo se ve reconocido... porque estáis felices y lográis que los demás también puedan llegar a serlo... ¿Realizas también eventos, congresos, conferencias? ¿Cuándo será la próxima?

Umm: la próxima conferencia es en Bilbao. Pero para seguir mejor mis tournés, lo mejor es visitar mi facebook, donde cuelgo los próximos encuentros.

Perfecto, ahí te seguiremos... Y por último... pero, no por ello menos importante... un mensaje por el día de la felicidad

Se puede ser feliz: ¡prácticamente siempre! Estamos hechos para la felicidad, como perros que mueven la cola al sacarlos a pasear. Incluso diría más: nosotros además, podemos estar casi -o sin casi- en éxtasis.

Muchísimas gracias por regalarnos un poco de tu tiempo, de tu experiencia y de tu optimismo vital. Gracias por ayudar a la gente a sonreír, yo misma he sonreído y hasta reído, más de una vez, editando esta entrevista... y gracias sobre todo por transmitir esa forma de ver la vida y por mostrarnos esa perspectiva que debería ser la base para afrontar con éxito cada día. Ser feliz es posible.