SALUD

Varicela

Descripción:

La varicela es una enfermedad infecciosa causada por un virus denominado herpes zoster. Es un proceso agudo caracterizado por la presencia de fiebre y una erupción diseminada que se presenta en brotes durante varios días.

Subir al menú

Síntomas:

Una vez que el virus ha penetrado en el organismo se produce su multiplicación dando lugar a la aparición de los brotes de lesiones en la piel de forma evolutiva. Los virus pasan de célula infectada a célula sana vecina, y así sucesivamente hasta que aparecen los anticuerpos para hacer frente.

El periodo infeccioso de la varicela transcurre entre uno a dos días antes de la aparición de la erupción hasta seis días después del brote de las últimas lesiones cutáneas o hasta que todas las lesiones son costrosas.

Tras un periodo de incubación de siete a veintiún días, comienza la varicela en los niños con fiebre ligera, malestar general y erupción cutánea. Las lesiones cutáneas aparecen primero en el tronco y en el cuero cabelludo.

La erupción cutánea se acompaña de picor intenso. El rascado de estas lesiones puede sobreinfectarlas y prolongar su curación además de dejar una oquedad en la piel una vez ha cicatrizado. En condiciones normales la costra dura una semana.

En los mayores puede tener un comienzo de uno o dos días con fiebre, malestar, dolores musculares y dolor de cabeza.

El cuadro es más grave en adultos que en niños. A veces puede complicarse con neumonías. Otra complicación, muy infrecuente es la encefalitis varicelosa, que se presenta en un uno por cien. La afectación de otros órganos es rara.

Subir al menú

Causas y frecuencia de la enfermedad:

La varicela es muy contagiosa. El contagio se hace por las gotitas desprendidas por la tos, el estornudo e incluso al hablar. También el contacto directo con las lesiones infectadas e incluso a través de una persona que ha contactado con esas lesiones.

Por tratarse de una enfermedad tan contagiosa, la aparición de un caso en la vecindad determina que el 87 % de los niños susceptibles pueden padecer la enfermedad como un ataque secundario.

Afecta más frecuentemente durante la niñez, entre los dos y los ocho años. Las épocas más frecuentes de aparición son primavera e invierno.

Subir al menú

Diagnóstico:

Es clínico fundamentalmente aunque existen pruebas de laboratorio que no se utilizan habitualmente.

Subir al menú

Tratamiento:

Es sintomático. Conviene evitar al rascado y mantener una buena higiene de las lesiones para evitar la sobreinfección.

Subir al menú