SALUD

Tromboembolismo pulmonar

Descripción del tromboembolismo pulmonar

Tromboembolismo pulmonar. LaboratorioAl impactar y detenerse un émbolo (normalmente, un émbolo se origina de un trombo, coágulo de sangre producido en el interior de un vaso sanguíneo) en un vaso arterial pulmonar, se produce una obstrucción parcial o completa al flujo sanguíneo, de modo que una zona del pulmón queda ventilada (el aire inspirado sigue llegando a los alvéolos con total normalidad) pero no perfundida (no llega sangre) por lo que no se realiza el intercambio gaseoso en esta zona y se desperdicia esta porción de aire inspirado.

El tromboembolismo pulmonar produce una falta de oxigenación de la sangre, por lo que el enfermo respira con mayor rapidez para intentar compensarlo.

Síntomas

A veces, sin ninguna alteración previa conocida en las piernas, la disnea es el único síntoma que aparece, frecuentemente de forma brusca e inexplicable. Otros síntomas menos frecuentes son:

  • Dolor punzante en un costado.
  • Sangre en el esputo.
  • Síncope.
  • Palpitaciones.
  • Fiebre.
  • Ansiedad.
  • las embolias de poca magnitud pueden pasar totalmente desapercibidas.

Causas y frecuencia de la enfermedad

Más del 95% de los émbolos pulmonares se originan en trombos (coágulos de sangre producidos en el interior de un vaso sanguíneo) de las grandes venas de las piernas, en concreto en las venas del sistema venoso profundo. El resto de los casos se originan en trombos de las cavidades cardiacas izquierdas o en otras venas. Por esto, el TEP puede considerarse como una complicación de las trombosis venosas profundas (TVP) de los miembros inferiores, de modo que la prevención de las TVP es también la forma más eficaz de prevención de la muerte por embolia.

Desde su lugar de producción, el trombo o un fragmento del mismo se puede soltar y circular libremente hacia el pulmón donde se atasca al llegar a un vaso de menor tamaño que el propio trombo, produciendo una zona de infarto pulmonar (muerte pulmonar por falta de riego sanguíneo). Si la zona afectada es una gran parte del pulmón, o las embolias son múltiples, el riesgo para la vida del paciente es evidente.

Los tres factores que favorecen la Tromboembolismo pulmonar son:

  • Las alteraciones de la coagulación sanguínea.
  • Las anomalías de la pared de los vasos.
  • El éxtasis vascular (el enlentecimiento del flujo sanguíneo).
  • En concreto existen situaciones clínicas concretas con alto riesgo de desarrollar una TVP:
  • Intervenciones quirúrgicas que requieren anestesia general.
  • El posparto.
  • La insuficiencia cardaca derecha e izquierda.
  • Las fracturas y otras lesiones de las extremidades inferiores.
  • La insuficiencia venosa profunda crónica (varices internas).
  • El reposo en cama prolongado.
  • Los cánceres.
  • La obesidad.
  • Los tratamientos con estrógenos o con píldoras anticonceptivas.

En estas circunstancias puede formarse un trombo por agregación de plaquetas y depósito de fibrina (una proteína coagulante de la sangre), que puede ser muy grande en pocos minutos. Estos tapones a la circulación corren el riesgo de desprenderse y emigrar los pulmones, riesgo que es máximo en los primeros días.

Diagnóstico

La simple auscultación cardiaca y pulmonar puede revelar datos que permitan sospechar al médico la existencia de una embolia pulmonar. Esta sospecha se refuerza en las salas de urgencias por otras pruebas rápidas como la gasometría, el electrocardiograma y la radiografía de tórax, aunque el “tribunal supremo” para confirmar o descartar el diagnóstico definitivo son ciertas pruebas más complejas que permiten ver la circulación sanguínea pulmonar: la gammagrafía y la angiografía pulmonar.

Tratamiento

No existe ninguna posibilidad de autocuidados del paciente en esta patología.

Se trata de un trastorno grave, potencialmente mortal, que exige una intervención médica rápida y hospitalaria.

El tratamiento consiste en administrar fármacos anticoagulantes desde el momento en que se sospecha, al principio con dosis altas de un fármaco intravenoso (heparina) que intenta disolver el trombo y después con dosis menores ó con otros fármacos anticoagulantes de consumo oral para evitar la repetición del cuadro.

Según las circunstancias del paciente, éste tratamiento se mantiene durante unos meses ó se continúa de por vida. Mientras se administran estos fármacos (el más conocido es el Sintrom ®) es muy importante controlar estrechamente el funcionamiento de la coagulación mediante los análisis necesarios para mantener el efecto anticoagulante suficiente sin pasarse por exceso, pues entonces se produciría un riesgo de sangrados y hemorragias.

Pronóstico

El tromboembolismo pulmonar (TEP) es una causa importante de mortalidad. Muchos de los pacientes que mueren por esta causa tienen una enfermedad grave subyacente, como cáncer o insuficiencia cardiaca congestiva. Sin embargo, existen datos de que la muerte se produce en menos del 10% de los TEP.

En general, el pronóstico de un paciente con embolia pulmonar en el que se instaura prontamente el tratamiento es excelente. La mayoría de las muertes se producen bruscamente y sólo se pueden evitar mediante la profilaxis anticoagulante.