SALUD

Stargardt, Enfermedad de



Descripción:

Se trata de una enfermedad macular degenerativa también se conoce como degeneración macular juvenil, ya que suele aparecer entre los ocho y los 14 años. Esta enfermedad, se caracteriza por una reducción de la visión central que de forma progresiva ocasiona importantes deterioros en la agudeza visual del afectado.

Aunque principalmente afecta a la zona de la mácula, también se han descrito otras formas en las que aparecen manchas blancas o amarillas en otras zonas de la retina, como puede ser el fondo del ojo a este fenómeno se le conoce como “Fundus Flavimaculatus”.


Síntomas:

Los síntomas que puede presentar la enfermedad abarcan desde la visión borrosa, dificultad para ver en condiciones de baja luminosidad, dificultad para reconocer rostros familiares y en los casos más extremos también puede afectar a la capacidad para distinguir el color.


¿Cómo se transmite?

La enfermedad de Stargardt, es hereditaria en concreto se trata de una enfermedad autonómica recesiva, esto quiere decir, que para presentar la enfermedad tanto el padre como la madre tienen que haber trasmitido sus dos cromosomas recesivos deben presentar la mutación que ocasiona la enfermedad. Un aspecto positivo de esta enfermedad es que se nos suele estar asociada con alteraciones del sistema nervioso central, lo que le diferencia de otras enfermedades que también afectan a la visión.


Pronóstico:

Es difícil determinar cómo se va a desarrollar la evolución de la enfermedad, ya que la situación varía mucho de una persona a otra. Por citar un ejemplo dentro de la bibliografía científica consultada: El estudio publicado en el número de mayo 2006 de la revista American Journal of Ophthalmology señaló el caso de tres hermanos, dos de ellos mostraban signos de enfermedad de la retina en la primera infancia. Pero el hermano tercero se vio afectada a partir de alrededor de 19 años.


Tratamiento:

En la actualidad no se conoce tratamiento para esta enfermedad. Sin embargo, si que existan investigaciones en desarrollo donde las células madres presentan un papel primordial para la regeneración del ojo.

Una forma de protección son las gafas con lentes polarizadas para evitar el contacto de los ojos con los rayos ultravioletas del sol. Esto puede facilitar el retraso del avance progresivo de la enfermedad.

Además se suele recomendar la realización de técnicas de habilitación visual.


Enlaces de interés:

Fuentes consultadas Retina Navarra y All About Vision.