SALUD

Ictericia recién nacido

Descripción:

Ictericia es el color amarillento de la piel y mucosas debido a la alta tasa de bilirrubina en la sangre (más de 5 mg/dl).

La bilirrubina es el resultado metabólico final de la destrucción de la hemoglobina de los glóbulos rojos. Pasa a la sangre donde va unida a la albúmina (bilirrubina no conjugada). Posteriormente es captada por las células del hígado donde se transforma en bilirrubina conjugada por un sistema de enzimas. Luego es eliminada hacia el intestino formando parte de la bilis que en parte se eliminará con las heces y en parte se volverá a reabsorber desde el tubo digestivo hacia la sangre.

Subir al menú

Causas y frecuencia de la enfermedad:

La producción de bilirrubina en los recién nacidos es más del doble que la que se genera en edades posteriores, debido a las transformaciones de los glóbulos rojos del paso de la vida fetal a la extrauterina. Esta hiperproducción hace que la bilirrubina no pueda viajar toda unida a la albúmina en la sangre, quedando libre. Debido a su gran afinidad para unirse a las membranas celulares cuando se encuentra libre, puede penetrar en las células, sobre todo a nivel del sistema nervioso, produciendo lesiones irreversibles (encefalopatía) por toxicidad celular. Como casi todos los neonatos tienen bilirrubinemia más elevada que el adulto normal y más del 50% están visiblemente ictéricos, es muy importante valorar el grado y si la causa que aparece es normal o patológica de la ictericia. Existen varias situaciones:

Ictericia fisiológica:

Aparece en recién nacidos sanos. Comienza pasadas las primeras 24 horas de vida, no dura más de quince días, el nivel máximo de bilirrubina es de 15 mg/dl, no aumentando a un ritmo mayor de 5mg/dl/día o 0,5 mg/dl/hora y la bilirrubina sólo es del tipo indirecto.

La causa está en la hiperproducción y en el déficit funcional normal a nivel del sistema de enzimas del hígado. La ictericia fisiológica en el prematuro es más acusada en los niveles de bilirrubina y en la duración en el tiempo.

Ictericias patológicas:

La principal causa es la incompatibilidad entre la sangre materna y la del feto, que ocasiona una destrucción de los glóbulos rojos con el consiguiente aumento de la bilirrubina.

Otras causas son:

  • Las infecciones.
  • Las grandes hemorragias como los cefalohematomas.
  • Las alteraciones en la composición de la sangre que conduzcan a una excesiva destrucción de los glóbulos rojos.
  • Las bajas tasas de albúmina en sangre, las enfermedades del hígado, enfermedades endocrinas como el hipotiroidismo, la fibrosis quística o los déficits metabólicos, y por último todos los procesos que afecten la eliminación de la bilis también van a poder ser causas de ictericia.

La ictericia por la lactancia materna es un cuadro que ocurre por ciertas sustancias de la leche de la madre que inhiben la conjugación de la bilirrubina. Los neonatos amamantados tienen bilirrubina en sangre más alta. Esta situación comienza a partir del quinto día de vida y permanece durante las primeras semanas. Se considera como un desarrollo normal y siendo una prolongación normal de la ictericia fisiológica del recién nacido.

Subir al menú

Tratamiento:

  • La fototerapia (lámpara de luz azul) que logra que la bilirrubina se descomponga en otros metabolitos y aumente la excreción de bilirrubina no conjugada.

  • La exanguino transfusión, que consiste en la sustitución de la sangre del niño por otra compatible.

En el caso de incompatibilidad de la sangre maternofetal la exanguino transfusión es el tratamiento inicial. El nivel de bilirrubina en sangre que fija la toxicidad o no en el sistema nervioso, no está determinado claramente, siendo motivo de debate continúo. Está claro que cada situación debe ser evaluada individualmente, y luego considerar el tipo de actitud y tratamiento necesarios. Las dos técnicas de tratamiento tienen sus inconvenientes y posibles efectos secundarios.

Subir al menú