SALUD

Asma bronquial

Descripción

Representación de cómo se pruduce el asma en una personaEl asma es una enfermedad de las vías respiratorias que se caracteriza por una exagerada respuesta del árbol bronquial a estímulos muy diversos. Hoy se considera una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias en la que participan ciertas células de la inflamación, como los llamados mastocitos y los eosinófilos.

Síntomas

Se manifiesta por episodios de estrechamiento generalizado de las vías respiratorias y obstrucción al flujo aéreo, que pueden ceder espontáneamente o con tratamiento. Aparece a cualquier edad pero es más frecuente en los primeros años de la vida. Aproximadamente la mitad de los casos aparecen antes de los 10 años. En la infancia es doblemente más frecuente en varones que en mujeres.

El asma es una enfermedad episódica, en la que las exacerbaciones agudas se intercalan con periodos de normalidad. Típicamente, la mayoría de las crisis son de corta duración, desde unos minutos a horas, y después el paciente se recupera totalmente. A veces, puede haber épocas en las que el paciente sufre diariamente cierto grado de dificultad respiratoria.

Los síntomas del asma consisten en disnea (sensación subjetiva de falta de aire y de mayor trabajo respiratorio), tos (suele ser tos seca) y sibilancias (ruidos respiratorios silbantes y finos, como pitidos). Si la crisis es prolongada o grave se hace visible la actividad de músculos accesorios (se marcan los espacios intercostales y supraclaviculares al respirar) y pueden desaparecer las sibilancias, no por mejoría sino   por la obstrucción intensa al paso de aire, lo que es indicador de gravedad. En casos extremos la respiración se acaba haciendo superficial por agotamiento de los músculos respiratorios y puede ser necesaria una ventilación mecánica artificial.

Las crisis suelen ocurrir durante la noche. Las razones no se conocen bien pero se cree que puede deberse a los llamados ritmos circadianos (cambios horarios de los niveles hormonales). También pueden aparecer bruscamente tras la exposición a alergenos específicos, ejercicio, infecciones virales o excitación emocional.

¿Qué le preguntará su médico?

Causas

Se pueden distinguir dos formas de asma según sus causas: alérgico e idiosincrásico, aunque desgraciadamente muchos enfermos no encajan perfectamente en ninguno de estos dos grupos, sino que tienen rasgos de ambos. En general, cuando el asma aparece desde la niñez suele ser de tipo alérgico, mientras que cuando aparece por primera vez en edades mayores tienen causas no alérgicas o mixtas.

  • Asma alérgico: Con frecuencia se asocia a una historia personal o familiar de enfermedades alérgicas como rinitis, urticaria y eczemas. Las pruebas cutáneas con inyección de la sustancia que desencadena la reacción alérgica (alergeno) son positivas.La mayor parte de los alergenos que provocan asma se encuentran en el aire y para que desencadenen el asma tienen que ser razonablemente abundantes durante períodos de tiempo considerables,   aunque después del primer episodio cada vez se precisa menos exposición para que aparezca el asma. Cuando es estacional, suele ocurrir en primavera por ser la época de polinización. No es estacional cuando los alergenos son plumas, caspa de animales, mohos, ácaros del polvo casero, etc.Algunos fármacos se asocian con episodios agudos de asma tras ingerirlos, como ocurre en personas con sensibilidad a la   aspirina. También, productos como desinfectantes y conservantes pueden producir asma en individuos sensibles.
  • Asma idiosincrásico o intrínseco: Se habla de asma idiosincrásico cuando no existe historia personal o familiar de enfermedades alérgicas y los test alérgicos de diagnóstico son negativos.Estos pacientes suelen desarrollar el asma al contraer una enfermedad de las vías respiratorias superiores, sobre todo, las infecciones virales, y muchas veces, basta un simple resfriado para desencadenarlo. También puede aparecer tras la exposición a contaminantes del aire, en áreas muy industrializadas, como son el ozono, el dióxido de nitrógeno y el dióxido de azufre. El asma relacionado con la profesión es un problema sanitario importante. Los pacientes se encuentran bien cuando llegan al trabajo y van empeorando conforme avanza la semana, mejorando durante el fin de semana y los periodos de vacaciones. A menudo hay compañeros con los mismos síntomas.El ejercicio físico y el estrés emocional también pueden desencadenar una crisis asmática en personas susceptibles.

Diagnóstico

Pruebas para el diagnóstico de asma bronquial

No existe ninguna prueba que sea diagnóstica por sí misma de enfermedad asmática. La crisis asmática se diagnostica por las manifestaciones clínicas.

La radiografía de tórax muestra los pulmones hiperinsuflados, esto es, llenos de aire por la resistencia que hay a expulsarlo. No es útil para valorar la gravedad del asma, solo tiene alguna utilidad en las complicaciones.

Para confirmar el cuadro puede ser útil la espirometría y para conocer su causa las pruebas alérgicas hechas en la piel. En crisis graves es preciso realizar gasometría arterial para conocer el   nivel de oxígeno de la sangre.

Prevención

  • En todos los casos se debe:
    • Evitar los ambientes excesivamente contaminados.
    • Evitar los ambientes cargados, sobre todo, por tabaco.
    • Evitar sprays y olores fuertes.
  • En el asma estacional:
    • Mantener las ventanas cerradas si está en casa y viajar con las ventanillas del coche cerradas.
    • Pulverizar agua con frecuencia para arrastrar el polen hacia el suelo.
    • No usar productos en aerosol.
    • Ventilar la casa tras los periodos de vacaciones.
  • En alérgicos a los ácaros del polvo de la casa:
    • Utilizar para la limpieza de suelos y paredes aspiradora o un paño húmedo. No barrer en presencia del paciente. Fregar el suelo diariamente.
    • Suelos de terrazo, madera o similar. Evitar las moquetas. No usar cortinas de fibras nobles ni alfombras.
    • Evitar el almacenamiento de libros, peluches y materiales que acumulen polvo.
    • La ropa de la cama de fibra sintética se lavará dos veces por semana.
    • No poseer animales domésticos si es esta la causa.

TratamientoUna persona con asma utilizando un inhalador

  • En la crisis asmática: Se usan fármacos llamados broncodilatadores por su capacidad para abrir los bronquios y disminuir así la obstrucción al paso del aire, en general en forma de inhaladores, aunque a veces es necesario darlos en inyección subcutánea o nebulizados. Según la intensidad de la crisis, se administra o no oxígeno o corticoides. Si no hay una respuesta satisfactoria con lo ya dicho se utilizarán medidas más agresivas, como medicamentos intravenosos y, en los peores casos, se precisa intubación y ventilación mecánica.
  • En el asma crónico: Si las crisis son frecuentes o existe permanentemente cierta dificultad respiratoria, se hace necesario dar un tratamiento de base continuamente, también en los periodos intercrisis. Para ello los fármacos de elección son los antiinflamatorios puesto que actúan sobre la inflamación bronquial (de menor a mayor potencia el cromoglicato sódico, el nedocromil y los corticoides). Los pacientes deben ser constantes y disciplinados en la administración de estos medicamentos (en sprays o comprimidos) para prevenir las crisis graves. Una de las causas más frecuentes de los ingresos por asma es el abandono u olvido de la medicación.Además de los fármacos anteriores, los pacientes crónicos pueden emplear broncodilatadores "a demanda" (cuando se hacen necesarios a su juicio). Es importante reservar el uso de estos productos a cuando el paciente tenga síntomas, pues si se usan de manera habitual pueden empeorar el asma.
  • En el asma alérgico: Además de todo lo mencionado anteriormente hay que señalar que la medida más eficaz para tratar el asma alérgico es eliminar el agente que causa la alergia del ambiente. Junto a ello, el alergólogo puede aconsejar una inmunoterapia, llamada a menudo hiposensibilización. Esta consiste en la inyección subcutánea del alergeno sospechado, a concentraciones cada vez mayores, para permitir un acostumbramiento progresivo a su presencia. Solo debe usarse con un diagnóstico claro de que el alergeno es polen, ácaros o epitelio de gatos, pues solo ha demostrado buenos resultados en estos casos, y debe mantenerse entre 3 y 5 años.