NUESTROS DERECHOS

El impuesto sobre sucesiones

El impuesto de sucesiones es un tributo estatal aunque cedido a las comunidades autónomas, por lo que cada región lo gestiona de la forma que cree más conveniente, dentro de unos parametros establecidos, para que no haya desigualdades territoriales.

Antes, al heredar bienes, el beneficiario debía pagar un Impuesto sobre Sucesiones, ahora se ha suprimido en algunas regiones. Desde 2003 en el País Vasco y Navarra, no se tributa nada al heredar. Asimismo, a partir de 2006, en la Comunidad de Madrid se completará la supresión gradual del impuesto de sucesiones, que se  inició hace tres años, según consta en el proyecto de "ley de acompañamiento" a los presupuestos regionales, que ya han sido presentados por la presidenta de la comunidad, Esperanza Aguirre.

Por ejemplo, en Madrid, en el caso de herencias entre familias (padres, hijos, cónyuges o parejas de hecho) se podrá deducir el doble que antes, de 50.000 a 100.000 euros en el impuesto. El Gobierno regional prevé que con ello, deje de tributar el 95% de estos contribuyentes, con una herencia inferior 100.000 euros, una vez descontadas las reducciones por vivienda habitual, empresa familiar y seguros de vida.

Por su parte, en Castilla y León se mantienen los beneficios fiscales establecidos con anterioridad: como son las reducciones en adquisiciones mortis causa por personas con discapacidad; de explotaciones agrarias, empresas individuales, negocios profesionales y participaciones en entidades situadas en Castilla y León; etc.

También habrá bonificación del 99% en la cuota en adquisiciones mortis causa por descendientes o adoptados menores de 21 años, en la comunidad de Castilla y León.

En los lugares donde aún se debe pagar por heredar bienes, la cantidad varía en función de varias circunstancias:

  • El grado de parentesco que une a los herederos con el fallecido: cuanto más lejano sea, más se paga.
  • La cuantía de la herencia: cuanto mayor sea, más se paga.
  • El patrimonio que ya tenga quien reciba los bienes: cuanto mas alto sea, mas tendrá que pagar.

La Ley de 18 de diciembre de 1987 es la que regula todo lo relativo al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Ha sido modificada por la Ley de 30 de diciembre de 1996, de Cesión de Tributos del Estado a las Comunidades Autónomas y de Medidas Fiscales Complementarias.

El Impuesto sobre Sucesiones siempre ha contemplado reducciones para personas afectadas de algún tipo de minusvalía. Y en la actualidad, según el Art 20 de la Ley, en su redacción correspondiente a 1996 establece lo siguiente:

En las adquisiciones por personas con minusvalía física, psíquica o sensorial, se aplicará la reducción de 1.298.809,116 €, además de las que pudieran corresponder en función del grado de parentesco con el causante. A estos efectos, se consideran personas con minusvalía con derecho a reducción, aquellas que determinan derechos a deducción en la cuota del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

En todo caso, el grado de minusvalía debe ser superior al 33 %, reconocida oficialmente a través de la calificación del organismo pertinente de la Comunidad Autónoma de residencia.

Con esas reducciones, aplicadas a la base imponible, se determina la llamada base liquidable, y es sobre ésta sobre la que se aplica la tarifa para determinar la cuota íntegra.

A esta cuota se le aplica un coeficiente multiplicador atendiendo al patrimonio que tenga la persona que va a heredar y, con todo ello, se determina la cuota tributaria, es decir la cantidad que hay que ingresar en el Tesoro Público en concepto de Impuesto de Sucesiones.

Dependiendo de cuál sea la cuantía de la herencia que reciba la persona con discapacidad y de cuál sea su patrimonio anterior, la persona puede tener que pagar, o no.

Por su parte, comunidades como La Rioja o Cantabria, ya han aplicado deducciones sobre esta tasa, para que sus arcas no queden dañadas o en desigualdad con otras provincias.

TARIFA DEL IMPUESTO SOBRE SUCESIONES

Base liquidable, hasta eurosCuota íntegra (euros)Resto base liquidable, hasta eurosTipo aplicable (porcentaje)

0

08.313,207,65%
8.313,20635,967.688,158,50%
16.001,351.289,458.000,669,35%
24.002,012.037,518.000,6910,20%
32.002,702.853,588.000,6611,05%
40.003,363.737,668.000,6811,90%
48.004,044.689,748.000,6712,75%
56.004,71 5.709,828.000,6813,60%
64.005,396.797,928.000,6614,45%
72.006,057.954,018.000,6815,30%
80.006,739.178,1239.940,8516,15%
119.947,5815.628,5639.940,8718,70%
159.888,4523.097,5179.887,7121,25%
239.770,1640.072,37159.638,4325,50%
399.408,5980.780,17399.408,6129,75%
798.817,20199.604,23en adelante34,00%

Coeficientes multiplicadores en función del patrimonio preexistente y el grado de parentesco

Patrimonio preexistente en euros1er. y 2º grado3er. grado4º grado
De 0 a 403.0001,00001,58822,0000
De más de 64 a 3211,05001,66762,1000
De más de 321 a 6431,10001,74712,2000
De más de 6431,20001,90592,4000

Grupo de Parentesco

GRUPO
COMPOSICIÓN
1er. grado

Descendientes, cualquiera que sea su filiación (legítima, natural o ilegítima no natural), o adoptados, menores de 21 años

2º. gradoDescendientes y adoptados no incluidos en el Grupo I anterior (los de 21 o más años)
3º. gradoCónyuges, ascendientes o adoptantes de cualquier edad
III ∙Colaterales de 2º y 3er grado
4º. gradoAscendientes y descendientes por afinidad
IV Las demás personas no incluidas en alguno de los grupos anteriores (colaterales de 4º
grado o más; parientes afines fuera de la línea directa; extraños)

En la Comunidad de Madrid se ha introducido una bonificación del 99 por 100 en la cuota correspondiente al impuesto que grava las adquisiciones "mortis causa" cuando los herederos sean hijos y descendientes del causante menores de 21 años con vigencia desde 1 de enero de 2004.

Sobre normativas en la Comunidad de Madrid

  • B.O.C.M. Número 129 de 1 de Junio de 2004
  • B.O.C.M. Número 185 de 5 de Agosto de 2005