ACTUALIDAD Y EVENTOS

El I Congreso Madrid Sin Barreras apuesta por la accesibilidad universal como herramienta para defender y garantizar los derechos

11 Junio 2019 · Redacción Discapnet / Déborah M. Labrador

El proyecto Madrid sin Barreras ha sido llevado adelante durante tres años por seis universidades madrileñas.

profesoras ponentes en el Congreso Madrid Sin Barreras

Madrid sin barreras ha sido un proyecto de investigación financiado por la Comunidad de Madrid y el Fondo Social Europeo.

Durante hoy y mañana se celebra el I Congreso Madrid Sin Barreras donde los diferentes investigadores que han trabajado en el proyecto exponen sus apreciaciones y conclusiones de sus estudios, buscando siempre lograr una normalización e inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad, apoyándose en las leyes y en la defensa de sus derechos.

La duración del proyecto ha sido de tres años, que finalizan el 30 de junio de 2019, aunque los expertos e investigadores que han trabajado en el mismo esperan poder continuar con su labor y seguir profundizando en la protección de los derechos de las personas con discapacidad.

¿Cuál es la meta del proyecto Madrid sin barreras?

El proyecto Madrid sin barreras, dirigido por el Catedrático de Filosofía del Derecho, Rafael de Asís de la UC3M, tiene como meta analizar las normativas que existen sobre accesibilidad en diversos ámbitos y ver cómo pueden optimizarse para mejorar la situación de las personas con discapacidad.

Los ámbitos de estudio han sido la educación, empleo, salud, movilidad o la participación, entre otros.

Los grupos de investigadores participantes son de las siguientes universidades: la Universidad Carlos III de Madrid, la Universidad de Alcalá, la Autónoma de Madrid, la UNED, la Politécnica de Madrid y la Pontificia de Comillas-ICADE.

La accesibilidad como garante de los derechos de no discriminación e igualdad

Rafael de Asís, investigador principal del proyecto, y María del Carmen Barranco, Directora del Instituto de Derechos Humanos Bartolomé de las Casas, han presentado el Congreso poniendo de relieve el trabajo de estos años en los que han puesto en común reflexiones y publicaciones de las diversas universidades.

Además, el trabajo ha contado con el contacto directo entre investigadores, asociaciones y las propias personas con discapacidad, ya que son los principales interesados en mejorar la regulación que defiende sus derechos, y derribar barreras, y tienen mucho que aportar y decir.

Según Rafael de Asís la intención, aunque este mes concluye este proyecto, esperan continuar con este análisis y poder convocar al menos un encuentro anual donde se siga tratando el tema de los derechos y las personas con discapacidad.

La primera sesión de las jornadas ha sido realizada por parte del grupo de trabajo de la Universidad Pontifica de Comillas, donde han estudiado la relación entre los derechos, la accesibilidad y el empleo.

La profesora María Ángeles Bengoechea Gil de la Universidad Pontificia Comillas ha expuesto su ponencia sobre “La accesibilidad universal como estrategia esencial para el ejercicio de derechos”.
Bengoechea admite que se parte de la base de la discriminación que existe ante las personas con discapacidad y por eso es básico crear políticas normativas para garantiza el ejercicio de sus derechos.

Para que exista vida independiente deben existir medida en el ámbito de la accesibilidad que garanticen la igualdad de condiciones y la no discriminación, como recoge la Convención Internacional de Derechos de las Personas con Discapacidad.

Aunque en las normativas se recogen prioritariamente las barreras físicas destaca que muchos otros obstáculos y barreras que se encuentran cada día las personas con discapacidad no son físicos.

“El concepto de barrera ha de extenderse más allá de lo físico para entender la accesibilidad y el principio de no discriminación”, afirma y “la accesibilidad universal es la herramienta para que no haya discriminación”. Las administraciones han de garantizar esos derechos y no debe haber “justificación ni por austeridad ni por crisis económica”.

En un futuro ideal “si se resolvieran las cuestiones de accesibilidad universal podría desaparecer el concepto de discapacidad”, que al final tiene su origen en lo social. Pero para ello aún queda trabajo por hacer y lograr que las personas con discapacidad tengan acceso al empleo en igualdad de condiciones, con apoyo si es necesario, y garantías de no discriminación, es esencial. Por el momento la profesora Bengoechea admite que se precisan más acciones afirmativas de apoyo y fomento del empleo, más control para ver si se cumple la norma, más seguimiento, más información a empresas y más incentivos económicos.

Por su parte, María Burzaco Samper, de la Universidad Pontificia Comillas ve con positividad “La garantía de accesibilidad en la contratación pública”. Destaca la Ley de Contratación del Sector Público como una oportunidad para lograr mayor y mejor acceso al empleo por parte de las personas con discapacidad.

El concepto de accesibilidad está presente en esta nueva ley y es importante comenzar a “gastar los fondos de manera más eficiente y no gastar de forma más barata”.

La contratación pública ofrece hoy un impulso a la innovación, que no solo es tecnológica sino también social, y eso es importante para luchar contra la discriminación y por la igualdad. “Se abre un nuevo campo que puede dar cancha a que los objetivos de accesibilidad puedan materializarse”, destaca Burzaco.

El Congreso Madrid sin Barreras seguirá su curso durante esta tarde y también este miércoles 12 de junio con temas de asociaciones, educación y ocio y deporte, entre otros, aquí se puede consultar el programa

Nuestros Derechos, Innovación y empleo, Accesibilidad