ACTUALIDAD Y EVENTOS

Decálogo de Buenas Prácticas para las Rebajas

22 Enero 2019 · Nota de Prensa / Repara tu deuda

Se trata de una serie de indicaciones en forma de Decálogo de Buenas Prácticas para las Rebajas que pueden servir de orientación a las personas físicas para hacer los gastos necesarios, para que sus bolsillos no se vean especialmente afectados y no se endeuden.

Banner de Repara tu deuda, sobre las Buenas Prácticas para las Rebajas, con una persona guardando monedas en una hucha
 
Ante las rebajas del mes de enero (y siguientes), Repara tu deuda, compañía pionera en España en tramitar la Ley de Segunda Oportunidad, ha elaborado una serie de indicaciones en forma de Decálogo de Buenas Prácticas para las Rebajas que pueden servir de orientación a las personas físicas para hacer los gastos necesarios. Todo ello con el objetivo de que sus bolsillos no se vean especialmente afectados y no se endeuden.

Decálogo de Buenas Prácticas para las Rebajas

  • Comprobar qué tenemos. Lo primero es identificar aquello que tenemos y lo que nos falta. Ropa excesivamente usada, estropeada u otro tipo de accesorios forman parte de aquello que necesitamos renovar.
  • Hacer un presupuesto. Pero no basta con hacerlo. También hay que cumplirlo. Para ello es necesario que sea realista, con un mínimo margen de flexibilidad tanto hacia arriba como hacia abajo.
  • Ojo con los gastos extraordinarios. En las empresas, los gastos extraordinarios tienen que pasar por una aprobación extraordinaria. Esta forma de gastar será recomendable también para las compras. Consultar con los más allegados si aquel gasto imprevisto es efectivamente necesario.
  • Comparar. No ir a tiro hecho. Esto incluye también ver los precios de forma online, por adelantado, ya que cada vez tenemos más a mano poder ver precios y descuentos a un solo “clic”.
  • Consultar. Hablar con familiares y amigos para comprobar si hay productos que han encontrado a precio razonable en tiendas desconocidas para nosotros.
  • Marcas, sí, pero … Es verdad que muchas de las marcas más caras lo son porque ofrecen mejores productos y han tenido éxito en el mercado. Pero también es cierto que no hay que tirar siempre de ellas solo porque son más “cool”. En ocasiones, otras marcas menos conocidas en el mercado pueden darnos el mismo servicio que otras con mayor notoriedad.
  • No es lo mismo una “ganga” que una necesidad. El hecho de que algo nos parezca atractivo por su precio rebajado no significa que lo tengamos que comprar. Si accedemos a cualquier capricho tan sólo porque “está bien de precio”, o porque “me puede venir bien en un futuro”, nuestro presupuesto se disparará por encima de lo recomendable.
  • Las tarjetas y los billetes son la misma cosa. Las tarjetas tienen el peligro de que podemos gastar dinero sin que nos demos cuenta. Tal vez no se trata de llevar dinero en efectivo todo el tiempo, pero sí de caer en la cuenta de que cualquier gasto con tarjeta es igual que el que hacemos los billetes.
  • Probarse la ropa. Comprobar que efectivamente lo que vamos a comprar responde a lo que habíamos deseado inicialmente. Si compramos de manera compulsiva sin asegurarnos de que queremos lo que tenemos, podemos hacer un gasto de algo que quizá quede relegado de por vida al armario de nuestra casa.
  • Elegir los horarios. Si podemos ir a las horas en las que hay menos gente, será mejor para nuestra economía. ¿El motivo? Si estamos estresados en una tienda, tal vez compraremos de forma más impulsiva.
Las últimas noticias hablan de que los españoles gastaremos 121 euros en las rebajas. Otras elevan esta cantidad hasta los 186 euros por persona. En cualquier caso, sólo el tiempo dirá si los propósitos que nos hemos hecho para las rebajas hacen que este número sea real o si, por el contrario, es mayor o menor. En cualquier caso, ¡Buenas rebajas!.
 
Acceso a esta información sobre las Buenas Prácticas para las Rebajas, en la Web de Repara tu deuda.
 

Nuestros Derechos, Actualidad