ACTUALIDAD Y EVENTOS

La importancia del control del riesgo cardiovascular en la psoriasis y la artritis psoriásica necesita un abordaje multidisciplinar

17 Noviembre 2017 · NOTA DE PRENSA / Medicina 21

Las enfermedades cardiovasculares son algunas de las comorbilidades más relevantes entre estos pacientes, por lo que factores de riesgo como la obesidad o la hipertensión deben observarse con especial atención.

La relación entre enfermedades inflamatorias, como la artritis psoriásica (APs) y la psoriasis (Ps), y el riesgo cardiovascular ha llevado a dermatólogos y reumatólogos a la búsqueda de factores desencadenantes en los pacientes, con el fin de detectarlos y tratarlos de forma precoz, para lo que es clave la colaboración entre distintos profesionales.

Esa ha sido la principal conclusión del encuentro organizado por Pfizer dentro del proyecto PsinergiasAPs, coordinado por los doctores Raquel Almodóvar, Pedro Zarco y Jose Luis López Estebaranz del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, y que ha contado con la asistencia de más de 60 profesionales sanitarios de toda España, entre los que había dermatólogos, reumatólogos, y responsables de riesgos cardiovascular. “Se precisan equipos multidisciplinares que incluyan médicos de atención primaria, personal de enfermería, dermatólogos, reumatólogos, endocrinólogos, cardiólogos u otros especialistas del riesgo cardiovascular para lograr una atención integral de estos pacientes”, declara la doctora Raquel Almodóvar, de la Unidad de Reumatología del Hospital Universitario Fundación Alcorcón de Madrid y coordinadora del proyecto PsinergiAPs, que lideró una de las sesiones del encuentro. “Además la presencia de artritis psoriásica y la aparición de la psoriasis en edades jóvenes incrementa aún más el riesgo de morbimortalidad cardiovascular, lo que pone de manifiesto la importancia de un abordaje temprano”.

Dado que tanto la Ps como la APs son enfermedades inflamatorias sistémicas con carácter crónico, se asocian con una mayor presencia de comorbilidades, sobre todo en formas graves y en pacientes más jóvenes. De hecho, según diferentes estudios, más del 50% de las personas con APs presenta al menos una comorbilidad asociada, lo que subraya la relevancia que la colaboración entre distintos equipos adquiere en el abordaje a estas patologías. En este sentido, entre los eventos cardiovasculares más frecuentes cabe mencionar: la cardiopatía isquémica (angina, infarto corazón), el accidente cerebro vascular (infarto cerebral), la insuficiencia cardiaca y la arteriopatía periférica. “Diversos estudios han mostrado la conexión entre la inflamación, la disfunción endotelial y el incremento de la aterogénesis, lo que aumenta la incidencia de arterosclerosis subclínica”, explica la doctora Almodóvar, que también subraya la importancia de identificar factores de riesgo cardiovascular en los pacientes de Ps y APs como la diabetes, la obesidad o la hipertensión. “Existe una asociación entre la gravedad de la psoriasis y el riesgo de presentar infarto agudo de miocardio (IAM), 29% en psoriasis leve frente a un 70% en psoriasis grave, e ictus, 12% en psoriasis leve frente a 56% en psoriasis grave. El riesgo de mortalidad cardiovascular está incrementado en un 39% en pacientes con psoriasis grave.”, concluye la doctora Almodóvar. A través del proyecto PsinergiAPs, se pretende aunar el conocimiento de los profesionales de las áreas de especialización implicadas en el tratamiento de la Ps y la APs. En particular, esta iniciativa presta especial atención al área cardiovascular, ya que es la comorbilidad de relevancia entre las personas con Ps y APs.

Acceso a la noticia en la web: Medicina21.

Salud