Domótica y discapacidad. Guía del usuario

La domótica se podría definir como el conjunto de servicios proporcionados por sistemas tecnológicos e informáticos integrados bien en nuestras casas o en otros lugares (oficinas, hoteles, jardines, etc.) que nos ayudan en nuestras tareas diarias y mejoran nuestra calidad de vida.

¿Cuál es el origen de esta palabra? La domótica proviene del latín domus que significa casa, y de robótica, del checo robota (esclavo), uniendo ambas nomenclaturas aparece la "vivienda robotizada o informatizada". Una vivienda al servicio del usuario.

Solo podrá hablarse de domótica si la automatización de sus servicios está integrada en el conjunto de sistemas de una vivienda. Es decir, ha de estar presente tanto en su gestión de energía como en los sistemas de seguridad, comunicación y en diversas áreas que el habitante de la casa utiliza a diario (como por ejemplo, los mecanismos para subir y bajar las persianas, encender y apagar la luz, regular la calefacción, etc.)

Los sistemas pueden estar integrados por medio de redes interiores y/o exteriores de comunicación.

¿Sus ventajas? La domótica ofrece al usuario una mejor calidad de vida, con menor gasto tanto de dinero (al ahorrar energía en la realización de tareas) como de tiempo (ya que su utilización es sencilla y ágil).

Los mecanismos para utilizar los sistemas integrados en la vivienda son de fácil utilización, pasando desde una pantalla táctil, a mensajes de voz o a través de Internet. Otra de sus ventajas es que nos ofrece mayor seguridad en caso de accidentes o incidentes dentro del hogar, ya que si hubiera un incendio o fuga de gas en el domicilio, el sistema nos avisaría telefónicamente para cortar el suministro afectado.

En resumen, domótica es igual a vivienda inteligente, y a través de esta guía pretendemos informar sobre todas sus posibilidades.

Guía domótica y discapacidad © Discapnet 2007
XHTML 1.0 Transitional válido CSS válido Icono de Nivel doble-A de conformidad. Pautas W3C-WAI 1.0 para contenido web accesible